Llegan los «celulares puzzle», se arman a gusto del usuario

486

Es posible que dentro de poco tiempo se vendan smartphones modulares, a los que se les pueda poner y sacar componentes según las necesidades de cada usuario en cada momento. Estos equipos tendrían una potencial vida útil más prolongada que los celulares convencionales, porque permitirían ser actualizados parcialmente, sea para mejorar sus prestaciones o para reemplazar una pieza defectuosa o dañada, sin tener que descartar el aparato.

Además, un celular armado con piezas encastrables podría ajustarse a los requerimientos o gustos de diferentes usuarios. Si alguien quisiera un teléfono que se destacara por funcionar muchas horas sin necesitar recarga, agregaría un módulo de batería extra. Quien, en cambio, necesitara guardar muchos datos en su teléfono, optaría por adosar a su celular piezas de almacenamiento extra.

A la vez, la existencia de módulos para fines específicos (medir la pureza del agua, por ejemplo) podría dar respuesta a necesidades hasta ahora no cubiertas por un sistema de comercialización que necesita atender primero lo masivo.

El desarrollo de un celular modular presenta grandes desafíos tecnológicos y económicos, pero hay varias empresas que están embarcadas en proyectos de este tipo.

Google está trabajando en esta idea desde hace un tiempo. Su apuesta lleva el nombre de Proyecto Ara, que a comienzos de este año mostró ya un prototipo avanzado compuesto por una estructura básica y bloques que se encastran a ella. Cada una de esas unidades extraíbles puede contener, por ejemplo, una pantalla, un procesador, una cámara, una batería, un sensor. Todo podrá ser elegido por el usuario y, llegado el momento, reemplazado sin siquiera tener que apagar el teléfono.

Más que un celular, con Ara Google apunta a crear un nuevo “ecosistema” de hardware que permita que módulos de diferentes fabricantes convivan en el mismo teléfono.

Lo previsto por Google es que los primeros smartphones del proyecto Ara estén en la calle antes de fin de año. Será en Puerto Rico, escenario elegido por la empresa para testear los nuevos teléfonos y las reacciones de sus usuarios.

Otro smartphone modular que podría hacerse realidad este año es el PuzzlePhone, desarrollado por la empresa finlandesa Circular Devices. Este celular tendrá una estructura principal que contendrá la pantalla de LCD y los componentes electrónicos de vida útil más prolongada; esta “columna vertebral” estará disponible en diferentes tamaños y materiales.

El “cerebro” del teléfono, en tanto, contendrá los componentes electrónicos de ciclo de vida más corto, como el microprocesador, la memoria RAM, unidades de almacenamiento y la cámara trasera. Finalmente, un tercer cuerpo de este equipo, llamado “corazón”, incluirá la batería y podría sumar componentes específicos de acuerdo a las necesidades de cada usuario. Con el PuzzlePhone cualquier pieza de la columna vertebral, el cerebro o el corazón “podría ser cambiada tan fácilmente como se cambian las pilas de un control remoto”, dicen los creadores de este celular.

celularpuzle

Las firmas ZTE y Xiaomi también iniciaron, en 2013, proyectos de celulares modulares. Mientras que Nexpaq plantea un punto intermedio entre los celulares convencionales y los modulares. Se trata de una funda rígida para smartphones que acepta módulos (cámara, memoria, batería adicional) para sumarlos al celular. Con Nexpaq, los módulos y el teléfono (solo algunos modelos son compatibles) se vinculan de modo inalámbrico.

Otro punto intermedio entre los smartphones comunes y los modulares son equipos como el Fairphone 2 que, sin ser modular, promete facilidad para sustituir sus piezas ante fallas.

La movida de los celulares modulares cuenta con la simpatía de quienes se preocupan por la excesiva generación de basura electrónica. Algunos de ellos están agrupados en la organización Phonebloks, que adhiere a la idea de que la “modularidad” es, desde siempre, el camino para conseguir una electrónica de consumo más durable, que ponga fin a la obsolescencia programada y que reduzca la basura electrónica.