Llega a Honduras el cadáver de migrante hondureño asesinado por policías en México

693
En un operativo de la Policía Federal murió el migrante hondureño.

Cortés, Honduras. En un ataud completamente sellado llegó a Honduras el cuerpo del migrante hondureño asesinado en México por policías, Marco Antonio Guzmán, en julio pasado.

De tal forma que sus familiares lo recibieron para luego trasladarlo a su lugar de origen de origen en Colón, donde lo van a enterrar.

Marco Antonio fue asesinado en Coahuila cuando estaba junto a un grupo de inmigrantes, entre ellos su hija, esperando en una de las rutas del tren en la ciudad de Saltillo. Según las autoridades de ese Estado, agentes federales iban tras un grupo de delincuentes, y cuando pasaron por allí se enfrentaron a disparos; desafortunadamente el catracho salió herido y murió.

Sin embargo, un activista denunció el incidente y el Gobierno se vio obligado a responder. Durante una conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidió que el hecho se investigara.

Entre lágrimas, Ángel Méndez, cuñado de la víctima pide al mandatario mexicano que haga justicia. Ya que fueron «policías quienes lo mataron (a Guzmán), a un hombre que iba en busca de darle una vida mejor a su familia».

Méndez aseguró que con la muerte de su cuñado queda sola una mujer y dos hijos, quienes viven en situación de pobreza.

Capturan a un policía, sospechoso del crimen

Autoridades mexicanas detuvieron el pasado 3 de agosto a un policía que supuestamente mató al migrante hondureño.

La fiscalía del estado de Coahuila informó que cumplió una orden de aprehensión contra un agente de la policía estatal por su presunta responsabilidad en el asesinato.

«La Fiscalía reconoce la inocencia y la calidad de víctima a Marco Tulio Perdomo Guzmán. Por lo que lamenta la comisión de estos hechos que involucran a un agente ministerial por uso excesivo de la fuerza letal», dijo Gerardo Márquez Guevara, fiscal de ese Estado.