serie de ataques violentos contra la LEYDE
Así están dejando los camiones repartidores de la empresa.

SAN PEDRO SULA.- La reconocida empresa lechera LEYDE ha anunciado que suspenderá algunas de sus actividades de manera temporal. En menos de un mes sus empleados han sido víctimas de varios ataques violentos en los que la empresa ha sufrido pérdidas humanas y económicas.

El anuncio se hizo vía el siguiente comunicado oficial:

«A todos nuestros proveedores de leche cruda y asociados, se les comunica, que debido a los recientes acontecimientos en la ciudad de La Ceiba, donde fueron asesinados dos de nuestros colaboradores, así como la quema y tiroteo de una de nuestras unidades de reparto:

La Compañía, Leche y Derivados, S.A., se ve obligada al cese temporal y parcial de compra de leche cruda hasta no contar con las garantías de seguridad suficientes para continuar comercializando nuestros productos de manera habitual.»

LEYDE: una serie de ataques violentos

Aunque no se sabe a ciencia cierta por qué los malhechores están apuntando a la LEYDE, se presume que la serie de ataques violentos se debe al impuesto de guerra.

A finales del mes de junio se reportó el asesinato de dos empleados de la empresa LEYDE mientras repartían productos por la ciudad de La Ceiba. En dicho ataque, fueron asesinados el motorista y también el ayudante de un camión repartidor de la empresa.

El doble asesinato se dio en Villa Guadalupe de La Ceiba.

A principios de julio se dio otro incidente similar. En el Barrio Alvarado de San Pedro Sula unos individuos desconocidos tirotearon un camión repartidor de la LEYDE, para seguidamente prenderle fuego a la cabina. Por fortuna, dejaron escapar con vida al conductor y ayudante de esa unidad.

NOTA RELACIONADA: Tiroteado camión de la LEYDE

El 18 de julio fue asesinado Wilfredo Menjivar, quien laboraba como conductor de una unidad repartidora de la empresa LEYDE. El asesinato se dio en la Colonia Melgar, zona norte del país, mientras Menjivar conducía el camión de la empresa.

Ese mismo día, 18 de julio, otra unidad repartidora de la empresa fue atacada vilmente, esta vez en la colonia Planeta de San Pedro Sula. Siguiendo un modus operandi similar, el camión fue tiroteado y quemado- con la particularidad que esta vez el conductor y el ayudante fueron secuestrados.

La policía los encontró más tarde en un operativo llevado a cabo en la colonia Rivera Hernández de San Pedro Sula.