23 C
Honduras
sábado, octubre 16, 2021

Lempira| Montaña Camapara, un abastecedor de agua amenazado por la tala y quema

CORTÉS, HONDURAS. Aunque es poco conocida, la montaña Camapara es una zona importante situada en el departamento de Lempira. Es un área proveedora de servicios ecosistémicos y es considerada valiosa para la producción de agua. ¿Qué está pasando?

La montaña Camapara se encuentra entre los municipios de La Campa, San Marcos Caiquín y Santa Cruz, en estas comunidades son una Reserva Indígena que ven a este sitio como su mayor compañero.

Lea también – Más de 60 hectáreas de bosque perdería Honduras cada año

No obstante, en los últimos meses se ha informado un hecho que además de lamentable se pinta triste. Imágenes comenzaron a difundirse en redes sociales, donde se muestra cómo este bosque virgen está siendo deforestado, ¿por quiénes? es la gran pregunta.

Diferentes técnicos forestales, ambientalistas y líderes indígenas del departamento de Lempira han alzado la voz y han manifestado que debe de castigarse a los responsables, ante la pérdida progresiva de bosque en la zona productora de agua y en áreas protegidas.

Desde el pasado mes de junio este tema se tocó, sin embargo, la realidad es una y es que, aún no hay nombres de responsables del delito ambiental, ni soluciones al problema que invade a la Montaña Camapara.

En ese momento, representantes del Instituto de Conservación Forestal (ICF), Juntas de Agua y la Mancomunidad de Municipios del Parque Nacional Montaña de Celaque (MAPANCE), denunciaron que unas cuatro manzanas de bosque fueron arrasadas en la Reserva Indígena.

Además, en las cuatro áreas deforestadas ya suman más de cinco mil árboles de liquidámbar que han sido talados. Sin embargo, ahora el problema sigue igual, creciendo, sin nadie que lo detenga y predominando el silencio, sostienen pobladores.

«Brillan por su ausencia»…

Alex Monroy, jefe regional del Instituto de Conservación Forestal (ICF), detalló que quienes han causado la deforestación son personas residentes de Santa Cruz, pero es algo que aún se continúa investigando.

Asimismo, reveló que el problema está en la parte alta de la montaña, y actualmente son más de 2.46 hectáreas dañadas. Monroy explicó que pese a que han tenido reuniones y la Fiscalía de Ambiente quedó de llegar a revisar la zona, «brillan por su ausencia».

Mientras tanto, el problema sigue avanzando. Además, determinó que de no detenerlo a tiempo, llegarían más personas a querer deforestar más, dejando «sin nada» a la montaña.

Este sitio es fundamental pues abastece de agua a más de 2,000 personas en varios sectores y aldeas de Gracias, La Campa, San Marcos Caiquín y San Manuel de Colohete, por tener un rico bosque nublado.

Un informe de MAPANCE ilustra que los bosques nublados son ecosistemas vitales para la captación de agua, gracias a que sus árboles atrapan la lluvia.

Explicaron que de seguir la deforestación, en la montaña se verá dañado el mayor productor de agua de la zona, sin mencionar que la consecuencia más grande sería la pérdida completa de gran parte (si no es que de todo) del bosque.

Alex Monroy aseguró que, otros efectos que se tendrían con la deforestación son:
  • Erosión del suelo
  • Disminución en calidad y cantidad de agua
  • Disminución de cobertura forestal

La montaña Camapara, también, es hábitat para especies de importancia como el quetzal (Pharomachrus mocinno), tucanillo verde (Aulacorhynchus prasinus), jilgueros (Myadestes occidentalis, Myadestes unicolor), pavas de montaña (Penelopina nigra), entre otros.

Un poblador de la zona ratificó que la deforestación es en grandes y pequeñas escalas, y sumado a la tala está la quema, que se da cerca de las tomas de agua. Él confirmó que en efecto se trata de unas 4 manzanas de bosques afectadas hasta ahora.

Igualmente, sostuvo que este problema repercute en los habitantes que tienen fincas, que cultivan granos básicos y sobre todo a la vida silvestre del área. No obstante, confirmó que todavía no se tienen nombres de quién realmente está provocando la deforestación.

«Las denuncias siempre se hacen pero no se ven resultados», añadió el hondureño.

Exigen una respuesta rápida

Ante esta triste realidad que viven en la Montaña Camapara, tanto el ICF como las personas que residen en las comunidades, exigen que se investigue más a fondo para que se detenga de una vez por todas la deforestación.

También, piden que el área pueda ser nuevamente forestada para recuperar la cantidad de árboles que se han perdido y además que estén más al pendiente de la zona, evitando ocurra de nuevo una situación así.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido