Al-Ain, Emiratos Árabes Unidos. – El Kashima Antlers frustró las esperanzas de las Chivas de Guadalajara y del fútbol mexicano al vencer 3-2 en su duelo de cuartos de final del Mundial de Clubes, este sábado en Al Ain, con lo que los japoneses serán el rival del Real Madrid en semifinales.

Los jugadores del Kashima Antler celebran una de las tres anotaciones ante Chivas de Guadalajara en el Mundial de Clubes. (Photo by Giuseppe CACACE / AFP)
Kashima Antlers venció 3-2 a las Chivas del Guadalajara.

Ángel Zaldívar, de cabeza apenas en el minuto tres, adelantó a Chivas, pero los japoneses remontaron en la segunda mitad con un gol de Ryota Nagaki, un penal transformado por el brasileño Serginho y un bello tanto final de Hiroki Abe. En el descuento final, un tanto en contra de Leo Silva en el rechace de un penal fallado por Alan Pulido, maquilló el revés de los mexicanos.

El duelo entre españoles y nipones tendrá lugar este miércoles en Abu Dabi, mientras que Chivas tendrá que conformarse con jugar este martes, de nuevo en Al Ain, únicamente por el quinto puesto.

«Estamos avergonzados, estamos en el club más grande de México y no se ha conseguido lo que queríamos», lamentó el técnico paraguayo de las Chivas, José Saturnino Cardozo, que se considera «el único responsable».

El Kashima, actual campeón de Asia

Volverá a cruzarse en el camino del Real Madrid, igual que en 2016, cuando los japoneses hicieron historia con un subcampeonato y una final en la que llegaron a forzar la prórroga ante el gigante español.

«El Real Madrid es el Real Madrid. Son fuertes. Pero nosotros somos sólidos y agresivos. Sí, podemos ganar al Real Madrid», se ilusionó tras la victoria el técnico del Kashima, Go Oiwa.

Chivas, campeón de la Concacaf en abril, sufre un duro golpe en su primer Mundial de Clubes.

México sigue sin hacer ruido en esta competición, donde los terceros puestos de Necaxa (2000), Monterrey (2012) y Pachuca (2017) continuarán siendo sus actuaciones más destacadas.

Esta vez incluso quedó fuera de las semifinales, una decepción que representantes del país azteca ya habían vivido en otras cinco ocasiones (2007, 2010, 2011, 2013 y 2015).

Apenas sin tiempo para que los equipos se asentaran en el campo, Chivas había empezado a lo grande el torneo: un centro de Isaac Bruzuela fue cabeceado a la red por Zaldívar, para establecer el 1 a 0 ya en el minuto tres.