La vasectomía: mitos que ya no debe creer; conozca el beneficio

1036
Imagen de la vasectomía en webconsultas.

La vasectomía es una operación simple y segura, e incluso menos dolorosa y con tiempo de recuperación mucho más corto que a la que se someten las mujeres.

Sin embargo, los mitos sobre ella evitan que los hombres se la hagan para que no sigan reproduciéndose.

Hay que aclarar, que el proceso consiste en cortar los conductos deferentes por los que pasa el esperma y se convierte en semen. El procedimiento está diseñado para esterilizar permanentemente al hombre, o hacer que no pueda concebir.

Lo anterior no significa que el paciente vaya a perder su potencia sexual o eyaculación, según explican los expertos.

Los médicos señalan que después de la vasectomía, los testículos continúan produciendo esperma. Cuando las células del esperma mueren, se desintegran y el cuerpo las absorbe. Esta es la misma forma en la que el cuerpo se encarga de otros tipos de células que se mueren y se reemplazan diariamente.

Deje de creer en estas mentiras

El procedimiento médico no le va a producir cáncer, así lo indican diversos estudios médicos. Tampoco tendrá problemas para orinar.

Otra mentira que exponen los especialistas es que no se engordas y ni se cae el cabello.

Sin embargo, al que más miedo le tiene los hombres es que piensan que al hacérsela se van a castrar, y eso es una mentira. Para empezar, la palabra castrar significa extirpar o quitar sus órganos sexuales.

La vasectomía es un procedimiento simple que sólo interno, y los médicos lo hacen de forma rápida y aseguran que no causa grandes dolores. En otras palabras, usted seguirá teniendo sus órganos y su vida sexual normal. 

Por lo anterior, también es necesario indicar que no se reduce la potencia sexual y virilidad. 

Al contrario, estudios demuestran que los hombres que se han realizado la vasectomía han incrementado el nivel de satisfacción sexual. ¿Por qué? Porque así los hombres ya no se preocupan por un embarazo no deseado y como consecuencia son más espontáneos, creativos y seguros en cada encuentro sexual.

Hay que recordar, que también se debe educar a los jóvenes y hombres adultos, ya que influye mucho el tema del machismo, y por todo lo antes explicado, es claro que nada en este procedimiento evitará que un ciudadano deje de ser hombre o pierda su virilidad.