Nasralla incluso llamó a sus seguidores a estar vigilantes ante posibles irregularidades en las mesas de votación y a denunciarlas a los observadores internacionales.

Los comicios del domingo son los mas vigilados de los últimos tiempos, con 16,000 observadores, de los cuales 600 son extranjeros, de la Unión Europea, la OEA y otras entidades, según el TSE.

 

 

 

El gobierno desplegó más de 35,000 efectivos policiales y militares en todo el país para garantizar la seguridad del proceso, según el ministro de Seguridad, Julián Pacheco.

“La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas de Honduras somos responsables de blindar este proceso, el cual debe ser uno de los más concurridos de la historia del país, y al que más seguridad se le ha brindado”, acotó Pacheco.