LA PATRIA DEL LEÓN CECIL

180

Sergio Ramírez

La imagen del león Cecil me persigue en todas las pantallas de televisión de las salas de los aeropuertos, y no hay pasajero que no le dedique una mirada de conmiseración, mientras el locutor de la CNN hace el relato de la tragedia, que induce también a movimientos desaprobatorios de la cabeza, llenos de pesar. Cecil, de trece años de edad, era un amable huésped cautivo en un parque de Zimbabue, estimado por los visitantes, hasta que un forajido de nombre Walter Palmer, dentista de profesión, con domicilio en Minnesota, lo mató con un rifle de alto poder.

No bastándole, hizo que lo despellejaran y le cortaran la cabeza para llevarla como trofeo a Estados Unidos donde seguramente pretendía adornar con ella su consultorio. Y la felonía se hace más explícita al saberse que pagó cincuenta mil dólares en sobornos para cazar a Cecil. Ya no son los tiempos de Teodoro Roosevelt, cuando cazar leones era heroico, ni los de Hemingway, cuando era un asunto no exento de romanticismo.

Los noticieros presentan hoy las informaciones mundiales de manera muy rápida; la imagen de Cecil desaparece, y el locutor está hablando ya de Donald Trump que visita un campo de golf de su propiedad en Escocia. Y no nos dice nada de Zimbabwe. Los pasajeros de la sala de espera, que ahora vuelven a sus teléfonos celulares, saben que es un país de África, porque se presume que los leones son parte de la fauna africana, igual que los elefantes, los rinocerontes y las jirafas.

Menos tiempo tienen los noticieros que hablan del desgraciado Cecil para explicar que Zimbabue, antigua colonia británica en el sur de África, llamado antes Rodesia, se haya gobernado desde su independencia en 1980 por el antiguo líder guerrillero Roberto Mugabe, 35 años de mando continuo y corrupto, con puño firme y sangriento, eliminando o comprando sistemáticamente a sus opositores. Quien quiera saber de Zimbabue, sus antiguos sueños de libertad y su realidad actual de postración y miseria, haría bien en leer el libro de memorias de la premio Nobel de Literatura Doris Lessing, Risa Africana.

Según las cifras de los organismos financiero internacionales, en el paraíso socialista donde hasta hace poco vivía el desdichado Cecil, el desempleo alcanza el 95% por ciento; 72% de la población vive en la pobreza, sin acceso a la electricidad y al agua potable; sólo el 6% alcanza el tercer grado de primaria, y la esperanza de vida es de apenas 56 años. Por si fuera poco, la pretendida reforma agraria de Mugabe destruyó la organización productiva de las fincas, y sólo trajo escasez y desabastecimiento crónicos.

Mugabe pasa ya de los noventa años y a su avanzada edad suele dormirse durante las reuniones de gabinete. Pero para eso tiene siempre a su lado a su esposa Gracia Marufu, su antigua secretaria, a quien sus súbditos llaman en secreto Desgracia Marufu. Y en lugar de Primera Dama, Primera Compradora de la Nación, pues es fama que en sus excursiones a París suele gastarse hasta 120 mil dólares diarios en las boutiques de la rue Montaigne, de su propio bolsillo, según ella alega, pues es la dueña única del negocio de producción y distribución de leche en el país.

Actualmente es la presidenta de la Liga de Mujeres de la Unión Nacional Africana, el partido de su marido, quien ordenó que le otorgaran un doctorado en sociología en la Universidad de Zimbabue, siendo él mismo quien le colocó el birrete en la ceremonia de graduación; y a su muerte será su sucesora, según él la ha designado, si es que puede imponerse a las inquinas y a las intrigas que ya arden desde ahora.

¿Pero que tiene que ver todo esto con Cecil, el gentil león asesinado a mansalva? Ya vamos a verlo. Y es que, si Zimbabue ha pedido oficialmente la extradición del dentista de Minnesota por el crimen, Mugabe puede matar a todos los leones y demás animales que quiera, y servir su carne en sus fiestas de cumpleaños.

Hace pocos meses, cuando celebró sus 91 años de vida, dio una fiesta para 20 mil invitados, que por supuesto no cabían en un salón cualquiera, y fueron concentrados en un estadio. Se sirvió entonces una parrillada gigante, digna de los Guinnes Records, donde podía escogerse entre lomos de elefante, entrecotes de búfalo, piernas de impala y costillas de antílopes negros, todo un zoológico sobre las brasas.