Tegucigalpa.- La vocera del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos (OACNUDH), Elizabeth Throssell, manifestó este viernes la preocupación de esta organización internacional sobre el uso de la fuerza por parte de los entes de seguridad en las protestas post-electorales en Honduras.

En ese sentido, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de la ONU, también manifestaron su preocupación por los diferentes actos violatorios a los derechos humanos, contra periodistas y medios de comunicación. Esto, después de las elecciones generales practicadas en el mes de noviembre.

Uso de la fuerza

De tal manera, Throssell manifestó en una conferencia de prensa en Washington lo siguiente:

“Pedimos a las autoridades hondureñas que eviten la presencia de la policía militar y las fuerzas armadas en las manifestaciones. Ya que son funciones para las que no han sido entrenadas ni equipadas”, detalló la vocera.

De tal manera, la ONU instó al Estado de Honduras a adoptar medidas que garanticen un entorno seguro. Para que puedan realizar libremente su labor.

Asimismo, la ONU aclaró que su preocupación viene por testimonios recogidos sobre  estas violaciones a los derechos humanos.

Relacionado: FUSINA anuncia que desalojarán a quienes se tomen las vías públicas del país

De tal forma, las fuerzas de seguridad del país han realizado allanamientos sin orden judicial, según la ONU.

De la misma forma,  personas han sufrido seguimientos por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado; así como por personas vestidas de civil.

Además de esto, se reportan llamadas intimidatorias y campañas públicas de estigmatización. Las cuales se hacen través de la divulgación de panfletos con falsos perfiles personales y atribuyendo la comisión de actos delictivos.

ONU
A partir de este sábado la Alianza ha llamado a unas nuevas manifestaciones a nivel nacional.

De la misma manera, Elizabeth Throssell añadió que la oficina del Alto Comisionado en Honduras,  alertó del uso “extensivo e indiscriminado” de gas lacrimógeno para disolver las manifestaciones celebradas el pasado 12 de enero. Al tiempo que condenó los actos de vandalismo que se registraron durante las protestas.

Es así que, la CIDH y la OACNUDH instan al Estado a adoptar todas las medidas necesarias para impedir estos hechos y prevenir estos ataques.

Asimismo  instó a que el Estado adopte un discurso público que reconozca la importancia de la labor de defensores y periodistas.