«La niña estaba viva», dicen padres de menor declarada muerta por dengue

1369
niña
Imagen de referencia.

CORTÉS, HONDURAS. Una niña de cinco años fue declarada muerta por dengue en el Hospital Mario C. Rivas y registrada como una estadística más de esta mortal enfermedad.

Los padres de la menor Mayra Aracely Bonilla aceptaron con resignación la declaratoria médica y  retiraron su cuerpo de ese centro asistencial.

Mayra Aracely vivía con su padres en la colonia Guaruma, número dos de La Lima, Cortés. En ese lugar fue velada y luego sepultada en medio de la creencia que «ella estaba viva y no muerta» como aseguraron los médicos del Rivas.

En medio del llanto, la madre relató que a la niña la ingresaron el pasado lunes a las instalaciones del Hospital Mario Catarino Rivas. Esto, porque al parecer, ella presentaba síntomas del virus del dengue.

La niña estuvo internada casi toda la semana en una de las salas donde están los enfermos graves de esta epidemia. El sábado, la niña comenzó a desesperarse y pidió a sus padres que le quitaran los implementos médicos. Además, ella les rogó que la egresaran del centro asistencial, describió la madre.

La inyectaron y la declararon muerta

«Mayra Aracely se sentía incomoda en el hospital. Por lo cual, una de las doctoras que la atendía dijo que ella era ‘muy inquieta’ y procedieron a inyectarle un medicamento», siguió contando la angustiada madre.

De interés: Niña de ocho años muere con síntomas del dengue en Copán

La progenitora agregó que desde ese momento la niña «se quedó dormida hasta el día siguiente». El domingo, los médicos le dijeron a ella y a sus familiares que Mayra Aracely ya había muerto. Además, le entregaron el dictamen donde se especificaba la causa de muerte: era por dengue.

No obstante, los familiares indicaron que los doctores que atendían a la niña se mostraron nerviosos. «Andaban buscando firmas, estaban nerviosos, no hallaban que hacer», recordó la abuela de la infante.

Velorio

Tras la fatal noticia, los parientes aún incrédulos procedieron a retirar el cuerpo de Mayra Aracely y proceder a su velorio y entierro.

Para la madre,  la infante «no mostraba signos de estar muerta, pues su piel aún se mantenía blanda». Además, confesó que cuando la estaba cambiando «la bebé abrió los ojos», pero ella, dice, hizo caso omiso debido al dictamen de los doctores.

El velatorio se desarrollaba de manera normal, sin embargo, la mamá no estaba tranquila y tenía un presentimiento, según manifestó. En horas de la mañana, la abuela y demás familiares dijeron que no iban a sepultar a la niña porque presumían que seguía con vida.

La madre dijo que esperarían a un médico de El Progreso, Yoro, y hasta no tener un dictamen diferente, no procederían con el sepelio. En ese sentido, al mediodía llegaron varios paramédicos a la casa de la menor.

Murió en horas del mediodía

En horas de la tarde, los familiares aseguraron que ya tenían los resultados de la evaluación de los paramédicos. Al parecer, los evaluadores dictaminaron que la niña murió este día alrededor de las 12:30 del mediodía. Los familiares de Mayra Aracely no mostraron documentos que avalan dicha afirmación.

Según esas revelaciones, la niña habría muerto por asfixia dentro del ataúd durante el tiempo que estuvo dentro del mismo. Por lo cual, los familiares señalan que la niña no murió en el hospital y que «los doctores mintieron».

Los familiares de Mayra Aracely señalaron al momento de darle sepultura que van a proceder en contra de los galenos que la atendieron. «Esto no se quedará así, ellos la mataron, la niña estaba viva», señaló uno los parientes.