LA ENTREVISTA – Sampedranos colocan a Honduras en la élite del baile mundial: finalistas y subcampeones

0
1993

SAN PEDRO SULA, CORTÉS. Si a usted le preguntan por Honduras, algo que seguramente mencionaría es que se le considera uno de los países con mayor desigualdad social del mundo, que tiene uno de los mayores índices de homicidio y las palabras “pobreza” y “corrupción” podrían no faltar al momento de describir la nación ubicada en el centro del continente americano.

A veces, el hecho que Honduras esté polarizada por situaciones negativas no permite mirar las cosas por las que los hondureños deben sentirse orgullosos, o fijarse en lo positivo del país que, aunque algunos lo nieguen, está allí.

Este pensamiento llega a personas de otras partes del globo terráqueo, quienes, producto de lo que escuchan, automáticamente crean en su mente la falsa idea de que Honduras es un país que no deberían conocer, que todo está mal, que nada bueno puede generarse o nacer aquí, aunque, por supuesto, hay excepciones de pensamiento, y poco a poco eso está cambiando.

El pasado mes de junio, en el hermano país de México, específicamente en la ciudad de Puebla, al planeta entero se le dio una “probadita” del talento hondureño, lo que dejó boquiabiertos a propios y extraños. Por si usted aún no lo sabe, Honduras es el hogar de varios de los mejores bailarines de Salsa del mundo.

Tal vez, y a pesar de residir en el mismo país que ellos, usted no sabe quiénes son los sampedranos Daniel Torres, Dayana Lanza, Zevieta Bautista y Sofía Rodríguez, pero miles de extranjeros sí, pues sin que nadie se lo esperara (solamente ellos) se colocaron en la élite del baile mundial, trayendo a Honduras dos segundos lugares del Euroson Latino World Salsa Championship, una de las competencias más prestigiosas del mundo, la cual reúne a los mejores de los mejores del planeta.

Le puede interesar: LA ENTREVISTA – Katheryn Banegas suena en Latinoamérica: anécdotas y por qué «Amor Suicida»

La entrevista

TIEMPO Digital estuvo con ellos, quienes brindaron declaraciones exclusivas y narraron sus experiencias y anécdotas por tierras aztecas, mientras que orgullosos sostenían sus trofeos de subcampeones en la academia Bailamos, aunque uno de ellos no pudo estar presente.

“Fue algo demasiado bonito, conocer una nueva cultura, y bueno, México nos acogió con los brazos abiertos”, recordó emocionado el joven Daniel.

Estos cuatro talentosos bailarines compitieron en tres categorías diferentes: dos en pareja y una solista. Por un lado, Daniel y Dayana, pareja que ya era campeona centroamericana, se hizo del segundo puesto en la categoría amateur. Dayana y Sofía representaron a Honduras en la categoría “abierta”, en la que participaron bailarines profesionales, amateurs y semiprofesionales. Por su parte, la directora de la academia, Zevieta Bautista, alcanzó un quinto lugar a nivel mundial como semiprofesional.

“Desde el momento que llegamos, mirar a tantos bailarines, porque tal vez hay algunos que tienen hasta 20 años de carrera, y nosotros muchísimo menos, a lo mejor uno se achica a sí mismo, pero en realidad se debe ser seguro de los que es”, dijo Daniel. “Es difícil porque primero se debe pasar una clasificatoria, luego entrenar, luego volver a competir, luego a talleres y clases, pero al mismo tiempo es muy satisfactorio”, agregó.

Poco tiempo de preparación, grandes logros

Para una competencia de esta magnitud, los bailarines, naturalmente, deben presentar coreografías dignas de un mundial, las cuales pueden tardar años en perfeccionar, por tal razón es que comienzan a prepararse con anticipación.

Sin embargo, al ser consultados sobre cuánto entrenaron, resulta que en realidad lo hicieron durante muy poco tiempo. “Dayana y yo tuvimos (de preparación) seis meses”, dijo Sofía, de tan solo 13 años.  “Yo como solista, tres meses”, prosiguió Zevieta, directora de la academia. “Dayana y yo, seis meses, pero antes del Euroson ya habíamos tenido competencias antes”, reveló Daniel.

¿Cuál es el secreto?

Parece increíble que, pese a que se prepararon durante un corto período de tiempo, alcanzaron a arrebatarle los primeros lugares a otros bailarines que, tal vez, habían tardado más. Pero, ¿cómo hicieron esto?, Zevieta lo dijo de la siguiente manera:

“Al final, aquí la fuerza de la academia y de nosotros es Dios, y para Él no hay nada imposible. Porque en un año, lograr lo que hemos logrado, pues eso es Dios. Bailamos (la academia) tiene tres años, pero “hace un año es que nos comenzamos a involucrar en competencias”, resaltó “Zevi”.

Sumado a esto, otro dato a destacar es que “De bailar Salsa, tengo 10 meses, pero sí había ejecutado otros bailes, y lo hago desde los cuatro años”, dijo Sofía. Por su parte, Daniel aseguró que “Yo, de bailar Salsa tengo dos años, pero en competencia un poco más del año”. Igual caso es el de Dayana, su pareja de baile. Y Zevieta, señaló que ella baila desde los 15, pero que se enamoró de la Salsa hace tan solo tres. Es decir que estos bailarines se presentaron y triunfaron con un género que practican desde hace poco si se les compara con otros competidores.

¿Qué viene ahora?

Continuar obteniendo buenos resultados y las ganas de seguir aprendiendo es el motor de estos jóvenes. En ese sentido, aseguraron que no se conforman con llegar a finales y ganar subcampeonatos, sino que “Hasta que no seamos campeones en muchas categorías no descansaremos”, coincidieron todos.

Pero individualmente, lo que espera Daniel es “Crecer más. Ser mejor, pero no creerme el mejor”. Sofía, a renglón seguido, dijo que espera “Lo mejor para Bailamos. También mejorar aún más, porque me hace falta un mundo por delante”.

Agradecimiento

Para toda gran hazaña se requiere un gran esfuerzo, y en este caso no fue solo de los bailarines, sino también de terceros.

En ese sentido, los finalistas mundiales no desperdiciaron la oportunidad para agradecer a las municipalidades de San Pedro Sula y Choloma.

“Nos apoyaron económicamente, fueron muy generosos y con ellos Bailamos está eternamemente agradecida”, señaló “Zevi”.

Sépalo: ¿Quiénes pueden aprender y competir?

El baile es divertido y es para todos, así lo expresaron Sofía, Zevieta y Daniel, y si usted quiere aprender a bailar y, por qué no, competir junto a los campeones, puede hacerlo.

Según la directora de Bailamos, “la academia inició con el propósito de formar a todas las personas que quieran aprender. Si alguien quiere competir, entonces se le enseña por separado, pues la exigencia y la técnica es más pesada. La disciplina es mayor”.

Al mismo tiempo, Zevieta anunció que próximamente harán una convocatoria para encontrar prospectos.

“Este es un lugar también para los que nunca han bailado. Nosotros tenemos la metodología para enseñar a bailar desde cero”, agregó Bautista.

Bailamos se ubica en la colonia SITRAUNAH, “entre Los Alpes y Villas Mackey”. Regularmente realizan presentaciones de al baile público, pero también pueden asistir a un evento privado.

Otras academias también representaron a Honduras

Cabe señalar que dos academias de Tegucigalpa también representaron a Honduras en el Euroson Latino World Salsa Championship, una de ellas, alcanzando también uno de los tres primeros lugares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here