LA ENTREVISTA – Romeo Vásquez: “Lo del 2009 marcó mi vida, pero era lo que había que hacer”

1068

Además, el líder de la Alianza Patriótica confirmó ser un fiel creyente de Dios. “El principio de la sabiduría es el temor a Dios. Creo en un lema -Dios, Patria y familia-”.

De igual forma, recordó que es seguidor del Olimpia gracias a su padre. “Mi papá me trajo a Tegucigalpa por primera vez cuando tenía 6 años y estaban jugando Olimpia vs Motagua. Ganó el Olimpia, entonces desde ese día me hice Olimpia”.

28 de junio de 2009

Romeo Vásquez también ha sido formador de jóvenes en la Academia Militar. Por lo que explicó que “a un militar lo forman para servir a su país y tiene una misión que cumplir que es la de cumplir con la defensa de la soberanía”.

Y prosigue: “Cuando yo llegué a ocupar la posición de jefe de Estado Mayor Conjunto, me tocó hacer una misión complicada, muy compleja. Misma que fue dándose por esa ambición desmedida de poder de nuestros políticos tradicionales”.

“En un momento determinado, confrontaron a la sociedad y había un grupo de personas que estaban montadas en un proyecto fuera de un concepto de una patria para todos porque lo estaban haciendo fuera de ley”, aseveró el general.

Debido a eso y tras el fallido intento de los políticos en ponerse de acuerdo, alguien debía poner orden, manifestó.

“Existían dos opciones, apoyar el proyecto del presidente Zelaya o no apoyarlo. Si lo hubiera apoyado, yo sería un hombre poderoso porque todavía estuviéramos en el poder. En una dictadura igual a la de Venezuela. Se venía el socialismo del siglo XXI”, reveló Romeo.

En ese momento, el militar tomó una postura más seria, siempre manteniendo el contacto visual casi sin parpadear.

“Aunque ellos digan que no (la oposición), eso es cierto. Inclusive Chávez se daba el lujo de llamarnos directamente para que apoyáramos a su comandante vaquero, como él le decía a Zelaya”, recalcó.

Para el presidenciable, la decisión que tomaron en aquel entonces fue la mejor. “La historia nos va a juzgar, pero todavía es muy reciente, después los hondureños se van a dar cuenta que eso fue lo mejor que se hizo”.

Lea también: LA ENTREVISTA – Edgar Soriano: “Nunca he visto a tantos sectores en protesta; sobrepasa expectativas”

Reunión con Manuel Zelaya

La última vez que Romeo y Zelaya se reunieron oficialmente fue el 19 de junio de 2009. Mel llegó a la casa del general. La reunión la había solicitado el uniformado para intentar convencer al gobernante de que desistiera de realizar la consulta ciudadana sobre una cuarta urna, relató. Sin embargo, Vásquez se llevó una sorpresa.

“Mi sorpresa fue que él no llegó solo. Él llegó acompañado de Porfirio Lobo Sosa, yo le dije que yo lo iba a apoyar pero que había que buscar una salida política. Pepe le decía: mira Mel, vos te querés quedar (en el poder) y Zelaya le respondía que no”.

El máster en defensa y seguridad sostiene que el coordinador del Partido Libertad y Refundación, en aquel entonces estaba haciendo las cosas de forma ilegal. Así como también, había logrado enemistarse con todos los sectores del país.

“La decisión de capturar y sacar del país a Manuel Zelaya vino de la Corte Suprema de Justicia. Los militares determinamos que, en vez de dar un golpe de estado militar, había que acatar la orden de la Corte”. Y, agregó “para nosotros fue una sucesión presidencial”.

Opina Romeo Vásquez:

¿Por qué con Mel las FFAA si actuaron y con JOH, no?

“Es difícil de explicar, son otros momentos y sobre todo que son otras las personas que están en las Fuerzas Armadas. No sé qué pasó, no encuentro explicación alguna porque, por lo menos, hubieran tenido la valentía de decirle a Juan Orlando Hernández de que hiciera las cosas bien”.

¿Se uniría en una alianza con Mel?

“Él es muy astuto por eso en un principio no me uniría a él. El lema de él es Patria, socialismo o muerte y esos no son proyectos para Honduras. Sin embargo, Mel no es enemigo mío. Todo fue a título profesional, no era una cosa personal”.

¿Cómo nace Alianza Patriótica?

“Quisimos hacer una alternativa para Honduras, sabíamos que no iba a ser fácil. Vimos que la única forma de poder luchar era en el marco de ley. Haciendo colectas entre todos formamos un partido, pero no ha sido fácil ya que enfrentamos a partidos infiltrados por el narcotráfico. Es una situación no fácil, pero posible y consideramos que debe iniciar y en un momento determinado va a romper el sistema corrompido”.