HONDURAS. Le realicé tres llamadas telefónicas entre las 10:30 a.m. y las 12:49 p.m. del mediodía para confirmar el lugar de la entrevista y no las atendió, desde ese momento todo tipo de esperanza por estar cara a cara con un periodista de gran trayectoria,  se iba disipando poco a poco y surgió en mi mente  la idea de buscar un plan “B”.

Al cabo de las 2:00 pm recibí una llamada que me devolvió la convicción. Al observar la pantalla de mi celular, me percaté que era él, Renato Álvarez. El periodista que dirige los exitosos programas de Frente a Frente y Telenoticias de Canal 5. Al contestar, me preguntó el lugar donde me encontraba.

Inmediatamente abandoné  lo que estaba haciendo y agarré mi auto rumbo al lugar de encuentro. Mi sorpresa fue cuando me comentó que tenía que dejar el auto estacionado en ese sitio. Eso, porque nos iríamos en el suyo a realizar unas diligencias fuera de Tegucigalpa. Yo solo reaccioné con un modesto “Ok”.

Le puede interesarLA ENTREVISTA: Sarai Espinal: “quería ser de todo menos periodista pero aquí me quedé”

Renato Álvarez: “La música en inglés me relaja”

En el camino íbamos escuchando música en inglés. Según me comentó,  lo relajan luego de los “tensos” debates en los que se ve envuelto cada mañana. Dos horas y media, se tardó en concluir con una infinidad de cosas pendientes en su apretada agenda. Ya ahí el escenario estaba libre para realizar las preguntas  que un día antes planifiqué en mi clásica libreta.

Hablamos de una gran cantidad de temas relacionados con sus inicios en la medicina y el Derecho. Asimismo, de su paso por Radio América en donde estuvo 20 años. También de su polémico andar por Telenisa que lo dejó dos años desempleado, y con intenciones de irse del país. Lo anterior, por la desesperación que vivía al creer que ya nadie lo iba a contratar en ningún lugar.

La alegría y satisfacción que le trajo la llamada de José Rafael Ferrari. Quién le preguntó si quería trabajar con él en Televicentro. Sus controvertidas posiciones en el Golpe de Estado de 2009. Así como también sobre cuestionamientos recibidos por el “voto rural” adjudicado por Arturo Corrales en las pasadas elecciones generales.

Además, contó la razón por la que no tiene redes sociales. Así como su deseo por impartir cátedras en la universidad en un futuro próximo. De igual forma, expresó su opinión sobre el actual gobierno. Y, no descartó ni tampoco prometió buscar una candidatura presidencial.

Para concluir dejó un contundente mensaje a la nueva generación de periodistas en el siguiente cuestionario:

¿Cómo fueron sus inicios en el periodismo?

R=/ Comencé en Deportes en 1979, justamente el año que ingresé a la Universidad y no a estudiar periodismo. Sino a instruirme en la medicina. No obstante, mis padres, especialmente mi madre, creía que mi vocación era el periodismo. Pero no hice caso a tales sugerencias. Estuve trabajando en Radio América un año completo sin salario, laborando  como cualquier empleado. Esos fueron mis inicios en el periodismo deportivo durante 9 años. Al cabo de un año me dieron mi primer salario que era de 150 lempiras. Claro que, en ese momento, el lempira se cotizaba a 2 por dólar. Había menos inflación, y no es que se viviera bien con esa cantidad, pero me ajustaba para el bus. Y, para medio mantenerme. Cuando existía alguna crisis económica, recibía el apoyo de mis padres. Así inició mi trayectoria en los medios de comunicación.

¿Por qué optó por la Medicina cuando su verdadero destino estaba en el periodismo?

R=/ En ese momento, a pesar de estar seguro que tenía la vocación porque me gustaba escuchar noticias en la radio. Y, me gustaba escuchar música, siento que opté por escoger una carrera con mayor estabilidad, de mayores ingresos. En ese tiempo el salario de un periodista egresado de la universidad era de 500 lempiras. A raíz de eso, los mismos compañeros de la Radio me decían que siguiera estudiando medicina. Eso, porque de todos modos ya estaba trabajando en los medios de comunicación. Todavía no estaba organizado el Colegio de Periodistas de Honduras hasta un año después de que inicié a trabajar. Esa institución no necesariamente estaba presidido por periodistas, si no por autodidactas. Pero al final de 1980 decidí que la medicina no era mi campo. Sin embargo, me matriculé nuevamente a la universidad sólo que esta vez fue en Derecho -expresó entre risas. Después de un tiempo me di cuenta que estaba cometiendo un grave error, así que me metí a periodismo. Carrera de la cual me gradué en 1987.