LA ENTREVISTA | Rely Maradiaga habla de su gran secreto: ¿A qué equipo de la liga le va?

709
RELY MARADIAGA
Rely Yosimar Maradiaga es una de las voces que eriza la piel de los amantes del fútbol.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Rely Yosimar Maradiaga es una de las voces que eriza la piel de los amantes del fútbol. Un carismático comentarista deportivo que causa furor con sus reportajes.

Sencillo y humilde, Rely Maradiga es un ejemplo para muchos jóvenes de nuestro país, pero. sobre todo. un humano lleno de metas, sueños y proyectos que hoy los comparte.

De 31 años, actualmente labora para una de las compañías televisivas más grande del país. Ha dedicado su vida a trabajar para tener un mejor futuro.

Con poco tiempo para la entrevista y en una plática por WhatsApp debido a la situación del Covid–19 que hoy enfrenta el país, él muy amablemente, contestó varias preguntas.

En esta entrevista nos cuenta cómo, de sacerdote, terminó como periodista. También comparte la publicación de su primer libro y otros proyectos que tiene a corto plazo.

A continuación la entrevista con Rely Maradiaga:

¿Cómo estás vos y tu familia con esto del Covid-19?

Bien, muy bien gracias a Dios, tratando de seguir todas las medidas de seguridad que nos han dado.

Contá un poco de tu vida… ¿Dónde creció Rely Maradiaga?

Yo nací en el municipio de Seguaca, Santa Bárbara, un hermoso pueblo en el occidente de Honduras, un lugar maravilloso, pero crecí en Siguatepeque. Desde los cuatro años me trajeron a Siguatepeque y crecí en una ciudad también hermosa. Si me tengo que decidir, tengo partido el corazón: la mitad es de Seguaca y la otra mitad de Siguatepeque.

En ambos lugares tengo familia, recuerdos, amigos, en la etapa escolar, es decir, de febrero a noviembre me la pasaba en “Sigua” porque allí estudiaba, pero noviembre, diciembre y enero era en Seguaca, en el tiempo de vacaciones, así que tengo recuerdos de ambos lugares.

¿Cómo fue tu infancia?

Mi infancia fue de mucho jugar porque mi papá, sobre todo, insistía en que yo jugara, pero también fue de trabajar, porque comencé a trabajar en una radio como operador a los 11 años de edad.

Yo trabajo desde los 11, ya tengo 31 así que ya llevo 20 años consecutivos en los que realmente durante muy pocos, breves espacios de tiempo, que no fueron más allá de dos meses, nunca dejé de tener trabajo o deje de tener al menos una ocupación, pues mi infancia fue eso.

Entré el trabajo desde muy pequeño, pero también jugar mucho, porque mi papá cuidaba ese espacio tan importante para un niño que es el jugar.

¿Qué querías ser cuando fueras grande?

Primero quería ser sacerdote, pero un día mí papá me dijo que los sacerdotes no tenían novia, así que ese día dejé de escuchar el llamado a ser sacerdote, ja, ja. Después quería ser profesor, pero después, una vez con la escuela fuimos a una radio en Siguatepeque y vi a un locutor haciendo su trabajo, saludando y realmente me enamoré de esa profesión.

Luego, por ese tiempo, leí un libro que se llama «Las Mil y Un Historias», de Radio Venceremos, un libro maravilloso que habla sobre una radio de El Salvador que se transmitía en medio de la guerra, en medio de los bombardeos y las balas y todo eso y me enamoré de ese heroísmo de transmitir en esas condiciones, y por supuesto, tenía una pasión por el fútbol, así que desde muy joven 11 o 12 años estaba claro que mi objetivo era ser periodista, pero en el aérea de deportes, y afortunadamente me dedico y me levanto todas las mañanas a hacer eso.

Entonces, ¿Cómo nació tu amor por el periodismo deportivo?

Realmente nace por dos situaciones: la primera es que mi padre era un gran aficionado al fútbol, era un fanático del Marathón, de la selección de Brasil, de los mundiales, de la selección de Honduras. Mi papá era un hombre que miraba mucho fútbol internacional, entonces con él nos unía eso el ver fútbol mañana, tarde y noche, el ver los programas de fútbol, ver los resúmenes de los partidos el ver las cosas de todo lo relacionado al fútbol. Siempre recuerdo que el periódico yo lo leía de atrás hacia adelante, o sea, comenzaba por los deportes siempre, era lo primero que leía. Así que mi pasión nace de eso, de la unión con mi papá viendo fútbol. Ahí se fue desarrollando esa semilla.

¿En algún momento pensaste trabajar en televisión?

Claro, sería mentiroso alguien que te diga que quiere dedicarse al Periodismo y que de repente no tenga la intención, aunque sea muy mínima, de trabajar en televisión. La televisión es sin duda la caja de resonancia más importante, porque combina el audio que tiene la radio, pero también le agrega la imagen que permite hacer un todo.