LA ENTREVISTA – Rafael Medina: “Aquí hay un incentivo perverso para que las empresas no crezcan”

851

El proyecto Doing Business es la proporción de una medición objetiva de las normas que regulan la actividad empresarial y su aplicación en 190 economías y ciudades seleccionadas en el ámbito subnacional y regional.

Además, agregó que básicamente, la posición se dio por la funcionalidad de la ley y registro de garantías reales mobiliarias.

Al consultarle si la posición actual que tiene Honduras en «Doing Business» se puede superar, con una enorme seguridad respondió, «seguramente que sí. Estamos trabajando en aspectos para mejorar cada día más. Importante atacar el tema de la «tramitomanía» que pueda que exista en la mayoría de los gobiernos del país».

Cabe destacar que la tramitomanía es el empleo exagerado de trámites.

También Medina señaló que la CCIT es la única a nivel latinoamericano que cuenta con un laboratorio de innovación. El cual esta disponible para estudiantes y personas particulares.

«Pueden utilizar la impresión en 3D, prototipos de productos, ver contribuciones realizadas en el mundo de la moda, se han realizado prótesis de brazos y piernas. Me enorgullece este proyecto», dijo.

Según Medina, para que las personas tengan una idea y quieran construir o probar algo, es el lugar adecuado.

Economía y problema actual en Honduras 

En torno al tema de la economía, el ingeniero industrial considero que el país se encuentra en un proceso de desaceleración. «Hasta ahora se mantiene una estabilidad macroeconómica que es importante, pero necesitamos que las empresas establecidas se fortalezcan y existan más», agregó.

La desaceleración es un término empleado en el ámbito de la Economía. Se trata de un periodo en el que de manera transitoria se produce una ralentización del crecimiento económico.

Medina argumentó que los problemas de Honduras son por la falta de generación de puestos de trabajo en las sociedades activas. Asimismo, enfatizó que la opción para eliminarlos es con la creación de nuevas empresas.

Del mismo modo, recalcó que se deben tomar medidas para no caer en «recesión«, es decir, una disminución o pérdida generalizada de la actividad económica de una región.

Según el programa monetario del Banco Mundial, la economía debería crecer en Honduras en un 3 por ciento. “Si crecemos en un 3 % será bastante, para disminuir la pobreza y las desigualdades, se necesita incrementar el doble de eso», expuso.

De acuerdo con Medina, se debe generar empleo en la industria, comercio, agricultura y construcción. Esto, debido a que estos rubros son altos generadores de trabajos.

En opinión del empresario capitalino, hay personas que emigran por la inseguridad, pero también migran al no tener esperanzas de tener un trabajo estable. “Tenemos casos de personas que ganan 30 mil lempiras, pero se van a otro país, porque no tienen esperanzas. Es grave», enfatizó.

Al respecto, consideró que los hondureños deben de estudiar una segunda carrera o postgrado para adquirir una vivienda, siempre y cuando tengan la certeza de tener seguridad, salud y educación.

¿Es necesario un aumento salarial a los hondureños?

“Es necesario aumentar la productividad. Está prácticamente comprobado que el aumento del salario mínimo no genera un incremento de puestos de trabajo. Cuando hubo un aumento del salario en el 2008, disminuyeron indiscutiblemente los puestos de trabajo».

Asimismo, opinó que el salario mínimo debería cambiar en bases técnicas, aumento de productividad, índice económico y la existencia de más empresas para un incremento en los salarios.

«En Honduras hay un incentivo perverso para que las empresas no crezcan, si pasa de una categoría de nueve empleados a once, cambia el salario. Es momento que amigos de las centrales obreras, empresarios y gobierno, redactemos una nueva ley de salario mínimo de acuerdo a los tiempos que estamos viviendo».

Presupuesto general de la república 2020

«Estamos en recesión económica, lo ideal es que no aumente y se redistribuya el presupuesto. Probablemente, si la situación empeora caeríamos en recesión y la tarea es el gasto juicioso de los gastos que reciben».

Además, Medina especificó que los fondos del gobierno provienen de los impuestos, contribuciones y préstamos que adquiera el país. Sin embargo, estas rebasan el techo  productivo económico. «No podemos endeudarnos sería lamentable que se endeudaran para sufragar el gasto corriente del estado», recalcó.

En consecuencia el nuevo presupuesto 2020 podría generar económicamente «inflación» o una merma en la macroeconomía, y la perdida de riqueza para la captación de impuestos asevera, el director ejecutivo de la CCIT. «No hay espacio en las empresas y hogares hondureñas para aumento de nuevos impuestos», demandó.