29 C
Honduras
lunes, octubre 25, 2021

LA ENTREVISTA | Blanca Moreno, la periodista que “metió la pata” con García Márquez

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Nació en las fincas bananeras, ubicadas a inmediaciones de El Progreso, Yoro, fue educada en las escuelas de la Tela Railroad Company, inquieta, como cualquier niña. Desde pequeña supo que quería ser comunicadora y es una de las pocas mujeres a la que el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) le ha otorgado el premio Álvaro Contreras.

Es Blanca Moreno, quien durante casi tres décadas se desempeñó como periodista de un medio capitalino. Su destreza con la pluma la ha llevado también a ser investigadora y escritora.

A la fecha, la destacada periodista ha escrito varias obras, entre las que están, “Subasta de Honduras” y “Justicia alquilada”.

Lea también: LA ENTREVISTA | Dj Binbo: «Perdí a mi papá a los 2 años y a mi mamá a los 16″

Los Moreno

Mientras seguíamos degustando una taza de café, la comunicadora nos relataba que su infancia fue “bien original”, porque nació en una finca bananera de las Guanchías, que pertenecen al El Progreso, Yoro.

“Mi infancia fue en las fincas bananeras, mi padre era como un trabajo de gitano. Nacimos en una finca, nos trasladaban, fue ascendiendo y mi papá era capitán de finca. Nosotros somos 9 hermanos, yo soy la número seis. Se nos acaba de morir uno, no por el COVID-19, sino, por otras dolencias”, nos contó.

Nos siguió relatando que sus padres les dejaron una gran experiencia, ya que fueron educadas en las escuelas de la compañía, “eran muy buenas escuelas”.

Posteriormente, ella se ganó una beca para estudiar magisterio y se fue hasta la zona oriental del país. “Fueron años felices de internado, porque yo estaba descubriendo el mundo”, contó.

Pero Blanca no quería quedarse solo con su carrera de magisterio. “Yo quería algo mejor”, detalla. Nos comentó que pudo trabajar en las escuelas de la bananera en Tela, pero que decidió viajar en compañía con unos amigos a Tegucigalpa. “Ya estaba graduada, ya no tenía dinero, ya no tenía ahorros”, recuerda.

A pesar de no tener dinero, ella emprendió la ruta a Tegucigalpa con 20 lempiras que le prestó un amigo de El Progreso. Pero también empeñó el anillo de graduación. “Según yo, valía más y me matriculé (en la UNAH)”, expresa.

Con la ayuda de unas amigas, logró conseguir un trabajo como maestra alfabetizando a soldados.

Blanca Moreno es de las pocas mujeres que ha ganado el premio Álvaro Contreras.

De igual interés: LA ENTREVISTA | Juan Carlos Aguilar, primer hondureño con máster anticorrupción

Periodista desde siempre

Pasaron los minutos, la taza de café se hizo nada para la amena conversación con Blanca Moreno, quien nos contaba que ella desde siempre supo que quería ser periodista. “Yo era encargada de los murales, de andar poniendo cosas bonitas”.

Ella no inició en Periodismo, sino, en Trabajo Social, debido a que ya había pasado la matrícula. Pero, sus instintos de periodista siguieron y al siguiente semestre logró matricularse en lo que sería su pasión.

“Daba clases al mismo tiempo, no era compatible, porque daba clases a militares, pero lo hice compatible”, expuso.

A los 20 años, Blanca salió embarazada, pero no dejaría de trabajar, ni de seguir estudiando para convertirse en periodista.

Sus inicios en el Periodismo fueron cubriendo vacaciones a Hilda Alonzo, en Sociales de Diario Tiempo y también en La Tribuna, un medio capitalino.

Rosana Guevara era compañera de Blanca y ella laboraba en Sociales La Tribuna, asegura. Durante la conversación nos contó que Guevara las llevaba a ver cuando venía Jackeline Andere. “Así empecé en los medios”, apunta.

Comenzó de reportera y lo aprendido en Sociales le sirvió de mucho ya que conocía a todo mundo y a los altos militares.

Blanca Moreno junto a varias periodistas de los año 90.

Le puede interesar: LA ENTREVISTA | Rafael Jerez: «Mi pasión ha sido el deporte y la política»

Blanca Moreno, mujer de miles de anécdotas

Nos compartió la anécdota que le impactó con más fuerza, y es el famoso asesinato de la estudiante normalista Ricci Mabel Martínez.

Compartió que los habían convocado a una conferencia de prensa porque al involucrado, un militar identificado con los apellidos Castillo Maradiaga, le dio remordimiento y quería declarar, pero ya estando allí les prohibieron hablar.

“Nosotros agarramos fuerza y le preguntamos. No la mató él, pero tuvo que ver porque había sido novio de esta muchacha”, comentó.

Contó que se metió en la trama del asesinato de Ricci, que acaparó todos los titulares de los medios de comunicación y que eso la marcó a ella porque “fue terrible y una osadía”.

“Veo que Discua (Luis Alonso, exjefe de las FFAA) va saliendo (del evento) del 14 de julio, era para lo de la guerra, y él ve un enjambre de periodistas que lo esperaban, yo estaba del otro lado. Él salió corriendo por donde yo iba, yo le dije: ‘general, hablemos de lo de Ricci, usted mató a Ricci’, y él se paró y me dijo ‘yo no he matado a nadie’”.

Relató que cuando ella lo abordó, a los segundos llegaron los demás periodistas y lograron que él declarara. Quedó en medio del Estado Mayor y de donde estaba un evento.

“Era gracioso, porque había periodistas, cortaban la entrevista, porque unos le consultaban de Ricci Mabel y otros de los bosques”, contó la destacada periodista.

A Blanca eso le marcó porque “uno tiene que meterse a preguntar lo que uno quiere preguntar. Que no importe que digan que es una pregunta tonta. Entre más tonta es, más noticia va a sacar”.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido