LA ENTREVISTA – Ligia Ramos: “No se rindan, ustedes son el presente y futuro, en sus manos está el país”

492
Ligia Ramos
"No me interesa y no creo que me interese en un futuro" dijo durante la entrevista refiriéndose a una posible aspiración política.

TEGUCIGALPA,HONDURAS.  De origen ceibeño, inteligente, sincera y popularmente conocida por liderar visiblemente en las movilizaciones de las antorchas y de la Plataforma de la Salud y la Educación en Honduras. La doctora Ligia Ramos se considera una mujer valiente, que sueña con una Honduras libre de corrupción, injusticias e impunidad.

De estatura media y de cabellos rizados, esta profesional de la Medicina y una de las nuevas caras de la vida pública nacional, motiva con sus discursos a jóvenes y adultos para que luchen por sus derechos durante las movilizaciones pacíficas.

La doctora Ramos destaca por sus acciones de conciencia social en las calles capitalinas; es amante de la naturaleza y del platillo típico del departamento de Olancho, «el tapado olanchano». Ella afirma que si tuviera una segunda oportunidad en su vida no cambiaría ningún instante de ella.

Por la inspiración patriótica que provoca y el amor a servir, Diario TIEMPO Digital presenta esta semana a sus lectores, la vida de la especialista en dermatología, Ligia Ramos. Las galena se sinceró con nosotros a través de una conversación amena por la aplicación de WhatsApp.

Carencias y dificultades económicas en su niñez

«Nosotros sobrevivimos un tiempo vendiendo cosas de la finca donde vivía. Mi papá hacía quesillo, mi mamá trasplantaba plantitas y las vendíamos en la feria del agricultor y si había mango vendíamos mango; fue duro», expreso al recordar las crisis económicas que vivió en su niñez.

La galena, hija de ingenieros agrónomos y seguidores de dos partidos políticos populares del país (Partido Nacional y Partido Liberal de Honduras), relata que sus padres tuvieron problemas económicos por cuestiones políticas, situación que forjó la madurez y su carácter fuerte.

No obstante, la doctora aseguró haber tenido una infancia y una juventud sencilla y muy feliz, a pesar de las carencias económicas.

La mujer de cabello color negro y rizado, de gran sonrisa y con una voz inconfundible, suspiró y rememoró en un audio, una experiencia con su padre cuando este trabajaba como Jefe de Recursos Naturales en La Ceiba, circunstancia que marcó su juventud, indicó.

«Una vez empezaron a amedrentar a mi papá políticamente para que realizara actos de corrupción y él dijo que no; entonces lo destituyeron. Este momento demostró positivamente las actitudes de un padre honesto, integro y con una dignidad intacta», destacó.

Del mismo modo reveló que «muchas de las actitudes de su padre influyeron en su vida y en las de sus hermanos al tener el mismo actuar, la forma de ser y el cuidado con las cosas que hacemos».

En ese sentido, el posible surgimiento de una vida con una conciencia social marcada qué destacaría en el futuro de la profesional de la salud.

Medicina: vocación para servir al pueblo 

«Dormía…, dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir… y el servir era alegría», repite la doctora, parafraseando a Rabindranath Tagore, filósofo y escritor indio.

Con esa frase célebre incita a los futuros médicos a dedicarse a la profesión para servir a la población en sus necesidades y busca de la salud.

«Gracias a Dios, nací con la vocación de servicio, cuando uno tiene la vocación cualquier área de las que uno elige le gustan porque ayuda al paciente», aludió la galena.

Sin embargo, con el propósito de pasar tiempo con sus hijos y familia, la doctora Ramos eligió estudiar la especialidad en dermatología y egresar del hospital Italiano de Buenos Aires, Argentina. Después se convirtió en la Representante de Honduras ante la Sociedad Latinoamericana de Psoriasis. Asimismo, agregó que el área clínica de la ocupación le apasiona más que la parte estética.

Actualmente, la profesional de la salud labora en Medical Center, hospital privado ubicado en la colonia Tepeyac de la ciudad capítal.

La dermatología es la especialidad médica encargada del estudio de la estructura y función de la piel, así como de las enfermedades que le afectan, ofreciendo su prevención, diagnóstico y tratamiento.

Por otra parte, declaró que ayudar, servir a los demás y ser un instrumento de Dios en las enfermedades de las personas, la hace sentir que ha cumplido con su misión en su vida profesional.

«La misma medicina le hace ver la desigualdad que hay en la atención medica»

«Si tuviera la oportunidad de elegir otra carrera no cambiaría mi profesión, la misma medicina me hace ver la desigualdad que hay. Por eso uno busca la lucha social y justicia social para que tengamos las mismas oportunidades y desarrollen sus capacidades», opinó la dermatóloga.