LA ENTREVISTA | Josué Colindres: «Siempre me gustó ser el centro de atención»

536
Josué Colindres
Josué Colindres es el creador de contenido más visto en Honduras.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Debía hacer lo que podía para esquivar los vicios, afrontar una dura realidad de carencias económicas y sobrevivir a las dificultades del día a día: en su momento, lo menos que tenía eran reflectores en su vida.

Josué David Colindres Castellanos nació en la capital en 1997. Lo acogió, desde entonces, el muy reconocido barrio Buenos Aires; ante el abandono de su padre, se crió abriéndose un espacio ante la vida bajo el regazo de su madre.

Ahora, años más tarde, usted puede encontrárselo en la calle en cualquier momento. Si es así, prepárese, pues se le viene alguna pregunta capciosa o “picante” y su respuesta será vista por miles de personas.

De manera súbita, ahora Josué es el creador de videos más visto de Honduras. Muchos le llaman influencer, aunque él ni por cerca se auto-califica con ese término. Lo cierto es que, por el trabajo que realiza, “Joche” ahora está en la boca de muchos; o, al menos, en sus risas, debido a sus jocosas ocurrencias.

Lo que quizá usted no sabía es que la oportunidad que derivó en su ineludible popularidad como un “golpe” de suerte repentino. En una entrevista exclusiva con Diario TIEMPO Digital, Josué se sinceró y reveló muchas de sus interioridades.

De igual interés: LA ENTREVISTA | Allan Fajardo: «Quisiera ser profesor, me seduce la idea»

Un pequeño terremoto infantil

Josué Colindres considera que tuvo una infancia tranquila. En sus primeros años se sumió en el ambiente de una familia que él cataloga como la típica entre el 70 % del país; es decir, un núcleo que trabaja duro, y se esfuerza por salir adelante.

La plática sobre aquel espacio de inocencia nos sacó la curiosidad de cuál era la respuesta de Josué cuando le preguntaban: ¿Qué querés ser cuando estés grande?

“Quería ser jugador de fútbol, pero no me dio el talento”, dijo inicialmente, entre risas. Seguido, contó que él jugó en varias categorías del equipo “mimado” de la Liga Nacional, el Fútbol Club Motagua.

Es más, en esa etapa alcanzó a jugar con futbolistas que llegaron a la primera división con “las águilas”, como Harold Fonseca, Henry Figueroa, Marlon Licona, entre otros.

¿Por qué desistió de seguir en el camino del balompié? Josué dice que él no pone la típica excusa de que se lesionó la rodilla o algo así. Sino que, en su último año de colegio, tuvo que elegir entre continuar con sus estudios o la pelota; se decantó por lo primero.

Ahora bien, en todo ese tiempo, ¿hablábamos de un “cipote” tranquilito o que causaba problemas? Lo relató a plenitud, sacando a luz varios rasgos de su personalidad.

“Era extrovertido y bien travieso, me gustaba hacer relajo. Yo lo tranquilo nunca lo tuve ni lo tengo todavía, siempre fue así mi personalidad. Me gustaba hacer que los demás se enojaran durante todo el tiempo en la escuela y en el colegio; siempre estaba en la dirección llorando con el director”, historió.

Y agregó: “Siempre fui inquieto, no por nada es que me dedico a algo público. Hago preguntas calientes y picantes; siempre me gustó ser el centro de atención; incluso, en la etapa académica hacía burlas a los demás, los molestaba, cuando el bullying no incomodaba tanto a la sociedad”.

Eso sí, aclaró que, pese a que tenía ese deleite en remitirse a las bromas y jugarretas con sus compañeros, no lo hacía con el sentido de humillar a alguien más por su aspecto físico o su condición económica.

“Sí me gustaba molestar a los demás, pero sin llegar al punto de la discriminación. Hubo una línea que no cruzaba”, acotó.

Josué Colindres
Dato Curioso: Josué detesta los hospitales, tanto públicos como privados. «Me curo con el tiempo o prefiero morir», asegura.

Su vida académica era una montaña rusa  

Entre tanto, Colindres fue un buen estudiante, al menos durante su educación primaria donde se graduó con honores, pero reconoció que entró en un claro “declive” cuando llegó a la secundaria pues no le gustaba para nada estudiar parar los exámenes.

Sin embargo, pese a los obstáculos y lo tedioso que se le hacía lo académico, perseveró, se graduó y optó por seguir hacia el nivel superior. Con su ser extrovertido y querer ser el centro de la atención, no dudó en aspirar a ser periodista.