LA ENTREVISTA – Julio César Núñez: “Estoy casado con Shakira y soy más potente que la viagra”

550
Julio César Núñez
Julio César Núñez. comentarista y narrador deportivo, más conocido por su famosa frase “aguanta corazón”.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Podría haber ganado fortunas en su tierra natal, o bueno, por lo menos así lo asegura él. Sin embargo, su amor por Honduras y las oportunidades aquí brindadas le mantuvieron sujeto a nuestra nación. Su nombre es Julio César Núñez Moreira, y es un icono del periodismo deportivo del país.

Llegó a Tegucigalpa, procedente de Montevideo, Uruguay (su país natal), en el 2003. Julio fue invitado a participar en el programa “Pasión por el Fútbol” que se difundía a través de Radio Globo. Allí compartió los micrófonos con personajes reconocidos del balompié nacional, como Francisco Herrera (hijo de “Chelato” Uclés) y Diego “La Barbie” Vásquez, quien es el actual director técnico del Motagua.

Posteriormente se unió en el 2005 a la que hoy en día es su casa. Y, donde funge como director de deportes: HRN. Esta emisora cumplió hace unos meses  84 años de estar al aire. En doce de ellos han contado con la presencia de Núñez, quien asegura sentirse a gusto.

“Me siento muy feliz de estar aquí; es mi casa y espero seguir teniendo proyectos por estos lares”, afirmó.

Julio Núñez no cree en tener proyectos a largo plazo, sino que considera que estos suelen aparecer de forma espontánea. “De la noche a la mañana puede aparecer frente a tus ojos lo que harás próximamente. Yo mismo lo he vivido en Televicentro. Me pasó cuando pensé que seguiría con la misma rutina. Pero de repente me llaman para plantearme el proyecto del programa ‘La Noche del Gol’, que ha tenido mucho éxito”, explicó.

Le puede interesarLA ENTREVISTA: Stefany Galeano, el abandono de sus padres le hizo conocer la soledad y el sufrimiento

“Aguanta corazón”

El comentarista y narrador deportivo, más conocido por su famosa frase “aguanta corazón”, menciona cómo se le vino esa idea.

Núñez cuenta que dicha frase se hizo popular cuando inició a emplearla en los partidos de la selección nacional. Eventos en los cuales los hondureños viven muchas veces situaciones de sufrir y aguantar.

Pero, ¿de dónde nació esa expresión que es ahora común en el argot futbolístico?

 “El aguanta corazón surgió en Uruguay. Allá narraba las carreras de ciclismo, que es otra de mis pasiones. En cierta ocasión, iba en una de moto que nos van movilizando para ir a la par de los deportistas. Una vez noté que uno de ellos estaba muy agotado y a punto de caerse, sin fuerzas para avanzar. En ese momento se me ocurrió decirle la frase, “Aguanta corazón… Aguantá” y finalmente él pudo terminar la competición. Ahí nace”, contó.

En su lugar de trabajo sus compañeros tenían que hacer resúmenes periodísticos de las carreras. Tras ese acontecimiento, claro está que en ningún momento pensaron en dejar de titular la historia como “Aguanta Corazón”. Además, el contar cómo aquel joven llegó a la meta motivado por el periodista charrúa.

Desde luego, siendo una eminencia del periodismo orientado a los deportes ahora en Honduras, claro que no podía dejar esa frase olvidada allá en Sudamérica. Sus actuales jefes, hace varios años, le pidieron que utilizara esa frase en la radio. Así como también en la televisión, y desde entonces es muy relacionado con ese enunciado.

El partido más difícil de todos

Julio se siente bien en la capital hondureña, contento, e incluso se nacionalizó hace un par de años. Eso sí, no todo ha sido color de rosa para él. Antes de convertirse en hondureño, en el 2013, se jugó su encuentro más complicado. Otros tuvieron que narrarlo por él. Julio incluso estuvo en coma, y “vio” muy de cerca la muerte.

Comenzó todo con una gripe y una tos. Posteriormente estos síntomas se agravaron y esto se le sumó un hipo incesante. Julio iniciaba a tener incluso problemas para respirar y tuvo que acudir a un centro asistencial.

Al pasar de los días se ponía peor, y se le diagnosticó con una neumonía severa. Los doctores le inyectaron antibióticos y drenaron sus pulmones. Parecía difícil que se alzara con la victoria el charrúa, pero toda Honduras gritaba por él: “¡Aguanta Corazón!”

Al final, se estabilizó. Estuvo “delicado” por un tiempo en cuidados intensivos, pero días después su estado cambió a estable. Y, así se mantuvo. Sí, Julio ganó la batalla por su vida.