LA ENTREVISTA: Carlos Rubio: “Me molesta la mentira y la hipocresía”

143
Carlos Rubio
"Me molesta la mentira, la hipocresía, la falta de lealtad".

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Carlos Rubio, el líder de la iglesia católica que creció en una familia de agricultores y que desde niño sintió el llamado de Dios, dialogó con Diario TIEMPO para relatar un poco de su historia.

Un hombre de corazón sensible que ha llorado y sufrido la muerte de varios hermanos. Lecciones que le ha dado la viva y por lo que ahora busca servir a las personas que más lo necesitan y siempre con el compromiso de ser fiel a Dios.

Datos generales

Carlos Rubio, nació en la comunidad de San Román de Curaren, municipio de Francisco Morazán.

Lea también: La Entrevista: Marlene Alvarenga: “me identifico con el personaje bíblico, Jesús” 

Estudios

Sus estudios de educación primeria los realizó en su natal San Román, así como en el Moray Lauterique, La Paz. La secundaria la estudió en el instituto Santa María Gorretti de Choluteca.

¿Quiénes son sus padres?

Mis padres son Miguel Ángel Rubio Euceda y María Félix Zavala Almendares.

¿Sus padres a que han dedicado sus vidas?

Mis padres se han dedicado a la agricultura, pero ya están retirados por su edad.

¿Cuántos hermanos tiene?

Fuimos 11 hermanos y vivimos 8.

¿Cómo fue la convivencia con sus hermanos?

Mi convivencia con ellos ha sido y es muy fraterna y de amistad y respeto.

¿Cuál es el recuerdo más bonito de su infancia?

Mi recuerdo de mi infancia es recordar los juegos con mis hermanos.

¿Cómo fueron sus años de estudio?

Mis años de estudio fueron de dedicación y lucha.

¿Cuáles eran sus pasatiempos de niño y cuáles son ahora de adulto?

De niño me gustaba jugar, trabajar e ir a la Iglesia. Ahora como adulto orar, leer libros y compartir con mi gente.

¿Qué lo hace feliz?

Me hace feliz el amor misericordioso de Dios, el amor de mi familia y de los amigos y también servir y ayudar a la gente.

¿Qué le molesta?

Me molesta la mentira, la hipocresía, la falta de lealtad.

¿El momento que lo ha hecho llorar?

La muerte de mis hermanos y el sufrimiento de las personas.

¿Cómo fue ese llamado a ser sacerdote?

Mi llamado fue cuando hice mi primera comunión y la cercanía del sacerdote en aquel momento tan divino para mí, fue el primer llamado fuerte a ser sacerdote. El año fue el 88. Aunque desde pequeño sentía un gran amor por Dios y las cosas de Dios.

¿Cuál fue la reacción de su familia?

Mi familia se sorprendió pero me apoyó siempre.

¿Cuántos años lleva cómo sacerdote?

Llevo 13 años como sacerdote.

¿Cómo ha sido el proceso de ser sacerdote?

Escuchar la voz de Dios que te llama, responder dejándose acompañar por un sacerdote que realiza el acompañamiento vocacional y discernimiento, aceptar la misión para lo que Dios te llama, todo esto acompañado de la oración y reflexión.

¿Cuál ha sido su mayor reto como sacerdote?

Mi mayor reto ha sido ser fiel a Dios y a mi vocación.

¿Qué espera de sus próximos años?

Espero crecer en amor, humildad y santidad.

¿Qué mensaje le da a la población hondureña?

Mi mensaje es que busquen a Dios de corazón porque no solo vale la pena sino que vale la vida. Que nos unamos en el bien y que no nos cansemos de hacer el bien a nuestra Honduras