LA ENTREVISTA – Claudio Salgado: “Me hace enojar el egoísmo de la gente”

198
Claudio Salgado
El economista, Claudio Salgado, estudió su doctorado en economía en la universidad de Maracaibo en Venezuela.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. El destacado economista, Claudio Salgado, es una persona amable que siempre está a la disposición de los medios de comunicación para dar su punto de vista técnico sobre la situación económica real del país, pero pocas veces deja ver su lado más humano.

Es originario de Tegucigalpa, actualmente está casado, y es padre de cuatro hijos, con los que mantiene una excelente relación.

El reconocido experto de las ciencias económicas es un férreo opositor al modelo neoliberal. Considera que dicho sistema vuelve más egoísta a la gente, y favorece más a los ricos que a los pobres.

Pero detrás de sus conocimientos sobre la Economía, en Claudio Salgado hay un hombre que le gustan los boleros del siglo pasado.

A través de una entrevista con Diario TIEMPO Digital, el economista reveló su gusto por vestir de manera relajada, su pasión por la docencia y su preferencia por el cerdo en cazuela, el plato en el que le pueden dar veneno.

Lea también: LA ENTREVISTA – Juan Barahona: “Yo camino a pie, en taxi y a veces a jalón”

A continuación las preguntas y respuestas del economista, Claudio Salgado

La etapa de estudiante es una de las más recordadas por la gente. Dígame

¿Dónde estudió su secundaria y dónde sacó su licenciatura y posgrado?

Mi secundaria la cursé en el Instituto Salesiano San Miguel. Y la licenciatura en economía la saqué en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Posteriormente, mi maestría en el Instituto Centroamericano de Economía y mi doctorado en la universidad de Zulia, Maracaibo, en Venezuela.

¿De donde es originario usted don Claudio?

Soy originario de Tegucigalpa

Sobre las aventuras de su niñez ¿Qué más recuerda? 

Lo que más recuerdo es la solidaridad de mis amigos y compañeros.

Y sobre el arte culinario que me puede decir ¿Cuál es su comida favorita?

Con lo que a mí me da en “chile” es el cerdo en cazuela.

Sobre su gusto personal ¿Qué color es su favorito?

Azul celeste

¿Qué tipo de ropa prefiere?

Pantalones de mezclilla y camisas manga corta.

En su tiempo libre ¿Qué pasatiempos disfruta?

La escritura, la lectura y la investigación

¿Ronca al dormir?

Si, ronco al dormir.

¿Consume tabaco o bebidas embriagantes?

No nada de eso, soy enemigo de eso.

¿Qué tipo de música le gusta?

Los boleros del siglo pasado.

Hábleme sobre cómo es su relación con su esposa e hijos.

Excelente, mis hijos y mi esposa son lo mejor para mí.

¿Qué lo hace enojar?

El egoísmo de la gente.

¿Por qué decidió estudiar Economía?

Es lo que se me habla día a día y es la formas cómo se puede cambiar el mundo a través de ella.

¿Qué le apasiona?

La docencia.

¿Tiene mascotas?

No. No tengo. Tuve en mi infancia pero ahora ya no.

¿Cómo se llaman sus hijos?

Ana Carolina, Claudio Fernando, Raúl Eduardo y David Alejandro.

¿A que se dedican cada uno de ellos?

Ana Carolina es licenciada en Finanzas y Banca; Claudio Fernando es doctor en Ingeniería Industrial; Raúl Eduardo es médico, con especialidad en endocrinólogía y  David Alejandro es doctor en Ingeniería química.

Cuénteme sobre sus metas a mediano y largo plazo.

Mis metas a mediano y largo plazo son apoyar, combatir para vencer el neoliberalismo.

Sobre su esposa, ¿Cómo la conoció?

La conocí en una fiesta de graduación en el año de 1965.

¿A qué se debe su oposición al modelo del neoliberalismo?

Es un modelo que vuelve más egoísta la gente, es un modelo que favorece más a los ricos que a  los pobres y es un modelo totalmente salvaje. El capitalismo en su máxima expresión de salvajismo.

Como economista ¿Qué modelo le quedaría mejor a Honduras?

Un modelo humanista de gran apoyo social.

Como se puede leer en la entrevista, Claudio Salgado es más que un especialista en Economía. Hombre de familia, con gustos, aficiones y pasiones de la gente común, que aconseja a los jóvenes que se preparen lo mejor posible, que vean las dos caras de la moneda y que lean, no importa si no son compensados en el trabajo, pues considera que la lectura los hará más libre