LA ENTREVISTA/ Claudia Almendarez: periodista y madre soltera que lucha por los sueños de su hija

1738
Claudia Almendares
La dinámica periodista de Hoy Mismo, comentó que su mayor deseo es que en un futuro su hija sea una mujer de bien y que recuerde que cuanto la ama su madre.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. Cuando Claudia Almendarez, una dinámica reportera del noticiero Hoy Mismo, se enteró que estaba embarazada, cuenta que, si bien se llenó de alegría, llegaron muchos temores a su vida.

Aquel miedo que sintió cuando supo que un ser crecía en su vientre, tenía que ver con las responsabilidades que en adelante debía asumir, recuerda la joven comunicadora que aparece todos los días en la pantalla chica de la televisión.

Sin embargo, Claudia relata que aquella noticia que hace cinco años la sorprendió y la atemorizó, se convirtió después en el camino para vivir lo que ahora llama la mejor experiencia de su vida.

Claudia es madre soltera y como tal representa el día a día de muchas mujeres hondureñas, que trabajan al tiempo que atienden crianza de sus hijos. Ella distribuye su tiempo entre las obligaciones laborales y su familia.

A propósito del Día de la Madre, Diario TIEMPO Digital conversó con Claudia Almendares en una entrevista en la que nos hizo conocer su faceta como mamá, su relación con su hija, Ámbar Isabela Borjas Almendares y las razones de la separación con su ex pareja.

Además, nos contó las dificultades por las que ha pasado y los sueños que tiene para con su nena, que ahora tiene cuatro años de edad.

Le puede interesar: LA ENTREVISTA – Marilyn Méndez, periodista y escritora: «Cuando ayudes a los pobres no lleves cámaras”

A continuación la entrevista:

La maternidad suele cambiar la vida de toda mujer ¿Cómo ese hecho cambió la suya?

Me cambió para bien. Uno antes de ser mamá ve las cosas desde otro punto de vista. Siendo mamá se ve un mundo completamente diferente, pero en mejor forma porque las prioridades son otras. Uno madura como mujer y como profesional. El tema de las responsabilidades lo hace a uno también tratar de salir adelante y esforzarse un poco más por las cosas.

¿Cómo asimiló cuando se dio cuenta que sería madre?

Fue algo complicado en cierto punto porque como mujer uno piensa un montón de cosas y tiene miles de temores. Pero con el paso del tiempo se convierte en la etapa más linda el estar embarazada y ser mamá. Es una experiencia única que no se compara con nada.

En primera instancia se apodera de uno el temor por todo lo que implica ser mamá. Pero ya después las cosas toman el rumbo que corresponde. Creo que es la mejor etapa que he vivido en mi vida.

Luego de convertirse en madre ¿Cómo hace para mantener su figura delgada y esbelta?

Comer mucho. Obviamente después del embarazo siempre quedan unas libras de más, pero no sé si será genética porque yo no hago ejercicio, dieta, ni nada. De pronto bajé de peso, en los primeros meses anduve un poco incómoda por las libras demás, pero el tiempo se encarga de poner las cosas en el lugar correcto.

¿El ser madre no le quitó su sensualidad?

El tema de sensualidad no es planificado. No sé si soy sensual o no. Es un tema de cómo se siente mejor uno. Para mí, sensualidad no es solo venir y ponerse un gran escote, aunque si las mujeres se sienten mejor así pues «macanudo», pero es más que todo sentirse seguro de uno, para mi es así.

¿Cómo considera su vida de madre y su experiencia con su hija?

Mi experiencia es maravillosa. Mi hija es lo máximo. Mi hija es mi impulso, mi fortaleza, mi orgullo. Es difícil cuando uno es madre separada porque es más o menos el doble de lo que a uno le toca como mamá normal cuando tiene su pareja. Pero no es nada que no se pueda sobrellevar con un esfuerzo extra.

¿Cómo reparte el tiempo con su hija y el trabajo?

Tengo la fortuna que donde trabajo mi horario es flexible en el sentido que puedo compartir con mi hija. Puedo distribuir mi tiempo. Con mi hija paso toda la mañana y después que regreso de trabajar en la noche ella está despierta y seguimos con nuestra convivencia de madre e hija. El fin de semana lo paso completamente con ella y cuando nos podemos escapar nos vamos por un lado a disfrutarnos de madre e hija. Si bien es cierto tengo la oportunidad de pasar con ella en la mañana, el tiempo no es tan de calidad o no es tan prolongado. Pero siempre hay espacios y aunque sea un momentito que sea de calidad lo disfrutamos ambas. Es parte del esfuerzo que se debe hacer cuando se trabaja y se es madre.