18.1 C
Honduras
jueves, agosto 5, 2021

LA ENTREVISTA: Carlos Silva: “No dejé el fútbol, el fútbol me dejó a mí”

TEGUCIGALPA, HONDURAS. A Carlos Silva, uno de los portavoces del Poder Judicial, muchos lo conocen, ya que es uno de los que lleva la voz de ese importante poder del Estado de Honduras.

Lo ven en los noticieros informando sobre los casos que se ventilan en esa institución. Sin embargo, no conocen qué hay detrás de su vida.

Para conocer un poco de la vida de una de las voces del Poder Judicial, Diario TIEMPO Digital se trasladó hasta las oficinas de la Dirección de Comunicación Institucional. Después de unos minutos, Carlos nos atendió amablemente como suele hacerlo con los demás medios de comunicación.

En esta amena conversación que tuvimos con Carlos, no solo nos relató parte de su vida profesional, sino que también nos contó su gran historia de amor, cómo conoció a su esposa, con la que tiene una relación desde el año 2006 y con quien ha procreado una hija. Además, Carlos es un amante del fútbol y nos contó que tiene una colección de 22 camisas de su amado equipo, el Olimpia.

Recientemente, Carlos ganó el premio Extra a Relacionador Público del Año, y primeramente tomó su nominación con mucha alegría y nos dijo “que personas como de Premios Extra se den a la tarea de ver la labor que uno realiza significa que se están haciendo bien las cosas y eso nos compromete a seguir mejorando”.

Lea también: LA ENTREVISTA- Hena Ligia Madrid: «Me siento feliz cuando ayudo a las personas»

A continuación, el diálogo con Carlos Silva uno de los portavoces del Poder Judicial 

¿Quién es Carlos Silva y qué lo caracteriza?

Carlos Silva, como miembro del Periodismo, empezó soñando con ser reportero, presentador de noticias deportivas. Soñar con ser jugador de fútbol me llevó a amar los deportes, más el balompié. Posteriormente la decisión de estudiar Periodismo surge de esa misma idea, que los deportes deben ser una forma de entretenimiento, de salir adelante y que todos los jóvenes deben practicar un deporte.

El Periodismo es mi casa, aparte, desde que yo me gradué de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, nació un constante aprendizaje por las fuentes informativas que pasé cuando trabajaba como reportero, aprendí todos los días. Ahora, en mis funciones de relacionador público, aprendo aún más en la parte jurídica como la atención a los mismos colegas y en desarrollo personal profesional, tanto en el Periodismo, como ahora en una carrera de derecho.

“Siempre fui un niño extrovertido”

¿De dónde es originario y donde creció Carlos Silva?

Nací un 19 de mayo de 1984 en Tegucigalpa, soy capitalino 100 por ciento, mi
madre Verónica Barahona y mi padre Marin Arnulfo Silva, han tenido cinco
hijos de los cuales yo soy el tercero.

Todos hemos tenido una infancia de aventuras, ¿Cuénteme cómo vivió su infancia?

Yo tuve la bendición de ser el niño menor de la casa y hablo en primera instancia de mis hermanos y posteriormente de todos mis primos. Crecí con alrededor de 13 primos. Yo era el menor, por lo tanto, tuve una infancia muy feliz, muy acaparada en el sentido de que siempre tenía con quién jugar, con que jugar.

Mis padres me daban todo lo necesario para llevar una vida normal como niño. Además, mi familia siempre me ayudó a crecer y ese sentimiento de haber crecido con ellos estar juntos hasta el sol de hoy.

¿Lo regañaba su madre cuando se iba a jugar potras a la calle?

De hecho, sí, mi madre tenía horarios establecidos para ir a jugar a la calle, primero el desayuno, luego cada quien tenía que arreglar su cuarto, posteriormente teníamos el espacio para ir a jugar a la calle entre las 10:30 AM y 12: 00 PM y después de las 2 de la tarde hasta las 6 de la tarde, podíamos salir a jugar, que era cuando regresaba papá y la familia debía de estar junta. Siempre fui un niño que se raspó las rodillas, siempre andaba los codos manchados porque jugaba pelota todo el día.

Carlos
Carlos Silva junto a sus primos.

Una historia que sí le puedo contar es que tengo un primo el cual se cansaba inmediatamente que empezábamos a jugar, yo tenía la fuerza para continuar jugando todo el día, pero él no, siempre fui extrovertido, solo jugaba futbol.

Más noticias

Últimas Noticias

Abrir anuncio

Close
error: Contenido Protegido