La «deuda externa» de Honduras es más bien una «deuda eterna», según economista

1834
Deuda
Tanto la deuda interna como externa ronda en un 55 o 56 % del PIB”, según el economista Melchor Rodríguez.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La deuda, tanto interna como externa, que actualmente tiene Honduras es como una especie de represa porque se llena y se llena, pero que con el paso de los años va estallar para todos los hondureños, así lo explicó ayer el economista Melchor Rodríguez, quien a su vez, dijo que los datos que presenta el Banco Central de Honduras (BCH) son reales, pero esconden la verdadera realidad del país.

El economista señaló lo anterior en relación al reciente informe que presentó el BCH en donde se asegura que la deuda externa hondureña alcanzó los 9.737,4 millones de dólares en el primer trimestre de este año. Lo anterior, supone un incremento de 7,8 % respecto al mismo periodo de 2019 y equivale al 29,8 % del producto interno bruto (PIB).

En ese sentido, Melchor Rodríguez indicó que la primera implicación del endeudamiento del país es que se endeuda más sin producir más.

“Eso trae una serie de consecuencias. Yo le llamo que es una especie de represa. Una represa que se llena y se llena, pero que en algún momento va a estallar a todos los hondureños porque eso es impagable en estos momentos”, afirmó.

Asimismo, el economista dijo que el BCH se enfoca, principalmente, en favorecer las exportaciones, y esto es algo que resulta lógico económicamente. Sin embargo, cuando se analiza la balanza comercial de Honduras, realmente se mira que el país continúa siendo deficitario. “Significa que se importa más de lo que se exporta, y eso dice que Honduras tiene una debilidad productiva”, aseveró.

Nota relacionada: Deuda externa aumenta a $9,737 millones en primer trimestre de 2020

La deuda también se debe poner a producir

Por lo anterior, el entendido en el tema, manifestó que él es del punto de vista estructuralista, es decir, que cuando se tiene deuda, esa deuda también se debe poner a producir. No obstante, la deuda que Honduras adquiere no es para producción, y es ahí donde está un error, debido a que no se tiene un respaldo financiero con el cual pueda hacerle frente al pago de esa deuda.

«En muchas veces se ve que ni siquiera se puede pagar la cuota anual, que generalmente absorbe entre un 35% y 45% del presupuesto de los ingresos. Dicen (el BCH) que estamos endeudamos menos del 50 % del PIB, pero cuando la cifra se analiza de manera fría realmente se observa que, tanto la deuda interna como externa ronda en un 55% o 56 % del PIB”, disertó el especialista.

Ante ese contexto, el entrevistado enfatizó que un país que se endeuda entre un 55% o un 60%, tanto externa como internamente realmente, está en quiebra.

“Es insostenible, y bajo los pasos que vamos en este momento se va agravando. Con esta situación del COVID-19, el error más grande que cometen es que están llegando a un nivel de endeudamiento superior. Está bien, se puede endeudar porque es una emergencia, pero cuando se da dinero al Poder Ejecutivo a través del presupuesto, y pasa que el Ejecutivo ni siquiera a ejecutado el 100 % de esos recursos y ya se le desembolsa más dinero, eso es gravísimo”, alertó Rodríguez.

Le puede interesar: Caída de remesas generará más deudas en Honduras, según economista

Una de las implicaciones es una devaluación mayor de la moneda

“Las implicaciones que eso trae es una mayor devaluación de la moneda. Lo único que tal vez nos podría salvar es que se tenga unos buenos negociadores para que puedan renegociar de toda la deuda, y nos referimos a disminución de montos del pago de intereses y la ampliación del tiempo y rebaja de la tasa«, agregó.

Finalmente, el especializado dijo que los candidatos que buscan la presidencia no saben a lo que se están metiendo, debido a que desconocen la situación en la que Honduras se verá en los próximos años.

“La situación viene crítica. Los datos que presentan el BCH son correctos, pero esconde parte de la realidad del país. El BCH sí da datos originales, pero la forma en que los trasmite nos hace ver que estamos menos endeudados, cuando no es así”, concluyó.