La ciencia del comportamiento y el uso de nudges, según Cass Sunstein

1055

Por otro lado, las personas suelen manifestar exceso de optimismo, por lo que subestiman la probabilidad de ser contagiados. Sin embargo, este mismo fenómeno hace que los individuos sean más propensos a cambiar su comportamiento cuando el mensaje está enfocado en el riesgo de contagiar a otros. Por ello, mensajes que aludan a cómo las acciones personales pueden ayudar a una meta común de disminución de contagio resultan más efectivos, tal como lo muestra este reciente estudio.

En este reporte producido por el Grupo de Economía del Comportamiento del BID, exponemos con más detalle estrategias similares, basadas en ciencia conductual, para promover comportamientos pro-sociales que ayuden a contener y mitigar los efectos de la pandemia.

Una nota de optimismo

Aunque el sesgo del presente, repotenciado con la gran incertidumbre que ha traído la COVID-19, hacen mas difícil la tarea de mirar al futuro con optimismo, Sunstein finalizó la conversación recordándonos una frase de Amos Tversky, pionero de la ciencia del comportamiento; “cuando se es pesimista y algo malo sucede, lo sufres dos veces: una vez mientras piensas que puede suceder, y otra vez cuando sucede”.

Particularmente oportuno para esta situación, Tversky establece que ser optimista representa entonces una decisión racional. Durante momentos de gran incertidumbre a nivel mundial, recordar estas palabras sirve de motivación para lograr sostener con optimismo los cambios de comportamiento a los que hemos sido forzados, y recordar que la clave para sobrellevar y superar la actual crisis recae en la acción colectiva y coordinada de todos por igual.

Fuente: Ideas que cuentan

El blog del Departamento de Investigación del BID comparte ideas que cuentan para las políticas públicas y el desarrollo en América Latina y el Caribe.