La actividad económica de Honduras se contrajo al 2.5% entre enero y junio

285

El índice mensual de actividad económica (IMAE) de Honduras se contrajo al 2,5 % entre enero y junio pasados, inferior al 3,4 % del mismo periodo de 2018, según datos del Banco Central del país (BCH)) difundidos este viernes.

La actividad económica estuvo impulsada por los sectores de electricidad y distribución de agua; igualmente de intermediación financiera, seguros y fondos de pensiones.

El sector de electricidad y distribución de agua creció 7,8 %, superior al 5,2 % del mismo periodo de 2018. Esto por el alza en la generación de energía eléctrica, señaló el BCH.

Asimismo, la intermediación financiera, seguros y fondos de pensiones creció el 7,3 % debido al mayor pago de intereses y comisiones sobre préstamos, añade el reporte.

El sector de construcción privada creció el 5,2 % por el aumento en la edificación de obras con destino residencial. También por la ampliación de edificios para actividades de servicio.

El Banco Central precisó que los sectores de correo y telecomunicaciones registraron un crecimiento de 3,2 % por el alza en la demanda de servicios de telefonía móvil, internet y televisión por cable.

Otras actividades que mostraron crecimiento, en menor ritmo, fueron las de la comercialización de bienes y servicios (2,3 %); manufactura (1,7 %) y agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (0,2 %); comercialización de bienes (3,6 %) y manufactura (1,9 %), agregó.

La categoría comercialización de bienes y servicios estuvo influenciada por el aumento en la venta de productos alimenticios, bebidas, maquinaria y combustibles.

El IMAE es un indicador de la producción que permite aproximar la senda del crecimiento económico del país.

Baja el crecimiento

La economía hondureña creció el 3,7 % en todo 2018, según el Banco Central. A mediados de agosto revisó a la baja su previsión de crecimiento para 2019 al rango de entre 3 y 3,4 %; no obstante mantuvo su previsión de la inflación para ambos años.

El organismo redujo su previsión para el crecimiento de este año y el siguiente, desde el rango de entre 3,3 y 3,7 %, que mantenía hasta ahora, debido a «la desaceleración en el crecimiento de la manufactura y agricultura».

La entidad aprobó en marzo pasado el Programa Monetario para el período 2019-2020; asimismo mantuvo su previsión de la inflación en ambos años de un 4 %.

Fuentes: El Economista, Prensa Gráfica y EFE