Kevin Solórzano absuelto: Cronología de su largo juicio y cinco años de cárcel

0
4179
Kevin Solórzano

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Kevin Solórzano, un joven universitario cuyo nombre resuena en la cabeza de los hondureños, quienes ayer se sintieron alegres porque él fue absuelto de los cargos criminales por los que se mantuvo en prisión.

Pero, hasta conseguir salir de la cárcel, el camino no fue nada fácil, pues desde el 2015, sus abogados agotaron todas las instancias, recursos y más que que él recobrara su libertad definitiva.

Al fin, la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia emitió una absolución este jueves para Kevin Joshua Solórzano Hernández, luego de que sus abogados interpusieron un recurso de casación desde 2018.

Solórzano fue condenado a 33 años de prisión el 21 de septiembre de 2017, por el asesinato del exfiscal Edwin Eguigure y tentativa de homicidio en contra de María Auxiliadora Sierra.

Dicha condena se dividía en 20 años de reclusión por la muerte de Eguigure y 13 años con 4 meses por la tentativa contra Sierra.

Cronología

2015: Hecho y captura de Kevin Solórzano

El 11 de noviembre de del año 2014 asesinan en su casa de habitación al exfiscal Edwin Eguigure, frente a sus dos hijos y esposa, la también profesional del derecho María Auxiliadora Sierra.

Hecho que sucedió en el momento que salían de su casa de habitación, en la aldea el Chimbo, carretera que conduce de Tegucigalpa a los municipios de Valle de Ángeles y Santa Lucía.

El 20 de noviembre del mismo año, se le da detención al joven universitario Kevin Joshua Solórzano Hernández, de 19 años en ese entonces. Agentes de la Fuerza Nacional Institucional (FUSINA) ejecutaron la orden de captura por suponerlo responsable del asesinato de Edwin Eguigure.

Al siguiente día, el 21 de noviembre el joven Kevin Solórzano asegura que demostrará su inocencia y niega rotundamente que sea la misma persona que aparece en el retrato hablado difundido por la Policía.

Más tarde, 22 de noviembre, un juez con jurisdicción nacional dictó detención judicial en contra de Kevin, y se trasladó ese mismo día a la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto. Al universitario se le acusó del asesinato de Edwin Eguigure y tentativa de asesinato “contra un testigo protegido”.

El 25 de noviembre, la madre de Kevin comparece por primera vez ante los medios de comunicación y exige al Gobierno y fuerzas judiciales que limpien el nombre de su hijo.

Inicio del proceso judicial

Ese mismo día, Kevin Solórzano declara en su audiencia inicial, pero recibe el auto de formal procesamiento con prisión preventiva, por lo que su permanencia en Tamara debía ser obligatoria.

La universidad privada donde el joven estudiaba reveló los videos de las cámaras de seguridad que muestran que a la hora del asesinato de Edwin Eguigure, Kevin Solórzano ingresó a un aula de clases.

El día 30 de noviembre, Kevin escribe una conmovedora carta desde prisión y señala los terribles momentos que vive tras las rejas.

Año 2015

El caso de Kevin seguía y los hondureños exigían su libertad. Entre tanto, María Auxiliadora Sierra abandona el país, y dijo en un video que lo hizo por su seguridad, afirmando que “Kevin es el sicario que tuve al frente”.

Hasta el 19 de octubre, un juez eleva el juicio a oral y público y la sala II del Tribunal de Sentencia con Jurisdicción Nacional ordenó que el caso del joven sea conocido por el tribunal de Comús y no con competencia nacional.

Año 2016

Las largas al asunto continuaban. La pesadilla de Kevin cada vez era peor. Su angustiada madre clamaba su libertad. Pero, a criterio de las autoridades judiciales, no existían pruebas que demostraran que Kevin no fue el autor de la muerte del exfiscal.

Pero, el 27 de enero del 2016, la Corte de Apelaciones revierte la decisión anterior y resuelve que el Tribunal con Jurisdicción Nacional siga al frente del caso de Kevin Solórzano.

La diferencia entre un Tribunal con Jurisdicción Nacional y uno de Sentencia es que el primero conoce los casos de crimen organizado y el segundo delincuencia común.

El 14 de abril se desarrolla la audiencia de proposición de prueba a favor y en contra del joven universitario. La Fiscalía presentó como medios probatorios un estudio socioeconómico y un vaciado telefónico. La defensa de Solórzano propuso varios testimonios y peritajes.

6 meses de espera y prisión

Hasta el 24 de octubre inició el juicio oral y público contra Kevin. Durante esa semana, la defensa presentó un recurso de amparo.

Luego, el 26 de octubre, tercer día de juicio, la sesión se pospuso para el 07 de noviembre, fecha en que comparecieron los testigos de la parte acusadora. Ese mismo día, los abogados defensores denunciaron suplantación del nombre de los testigos, lo que consideraron un hecho muy grave.

El 7 de noviembre se reanudó el caso, continuando con la etapa de evaluación de pruebas, lo que se extendió hasta el 9 del mismo mes.

Pruebas de inocencia

El último día, el 9 de noviembre, el Ministerio Público (MP) reconocería que Kevin sí era quien ingresaba a la universidad a las 7:04 AM del 11 de noviembre del 2014, día que fue asesinado Eguigure.

Se reanudó el juicio el 22 de noviembre, para evacuar una serie de pruebas forenses, así como el testimonio de familiares de Kevin.

El mismo día, por tercera ocasión, el juicio oral y público de Kevin fue suspendido, debido a que los fiscales, por causas de salud, no se presentaron. Allí mismo se notificó que se cambiaría a los fiscales del caso.

Con el vaciado telefónico, el día 30 de noviembre, se conoció que Kevin se encontraba a un kilómetro del lugar exacto donde fue asesinado el exfiscal.

Más reprogramaciones del juicio

Por otro lado, el 13 de diciembre, se confirma que Solórzano recibió un “aventón” el día del crimen. Se comprobó que la declaración de un amigo de Kevin era cierta. Los dos se trasladaron en el mismo vehículo. Ese mismo día, por enésima vez el juicio se suspendió y Kevin pasaría la Navidad lejos de su familia. Se reprogramo retomar el juicio el 12 de enero de 2017.

Año 2017

Kevin Solórzano recibió el Año Nuevo en Támara. El 11 de enero, la hermana y madre del universitario brindaron su testimonio. Y aunque la fiscalía sostuvo que la declaración presentaba incongruencias, la defensa sostuvo que era real.

El día posterior, el 12 de enero testigos brindaron su declaración en el juicio oral y público, desvinculando al joven el día del crimen. Un compañero y una vecina declararon que Kevin no estuvo presente en el crimen. Ese mismo día, el MP pidió la reconstrucción del hecho, debido a las inconsistencias con la hora brindad por el testigo.

El 13 de enero se evacuaron dos medios pruebas más: la versión del vecino y un retratista de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI). Este último, autor del retrato hablado de los criminales, sostuvo que las características del dibujo no coincidían con las facciones de Kevin.

Más pruebas

Llegó el 17 de enero, y la defensa solicitó la presentación de tres pruebas más, lo cual, alargó casi un mes el juicio oral y público, por lo que se determinó suspenderlo de nuevo y reanudarlo hasta el 31 de enero.

Más de 100 días de juicio, se esperaba que el Tribunal dictara una sentencia, pero de nuevo se volvió a suspender, esta vez, hasta febrero, con el objetivo de “terminar de evacuar pruebas”.

Ahora sí, ya era la etapa final del juicio, 7 de febrero, y la Fiscalía solicitó que se le condenara a 30 años de cárcel. Sin embargo la lectura del fallo se postergó. Fue hasta el día siguiente que Kevin fue declarado culpable.

Lea también: Tras casación, Sala de lo Penal absuelve de culpa a Kevin Solórzano

Condena 

Kevin Solórzano estaba condenado a 33 años de prisión desde el 21 de septiembre de 2017. Pero ese mismo año, en noviembre, los apoderados legales del universitario presentaron un recurso de casación, el cual, subió a la Corte Suprema de Justicia hasta el 2018.

Dándole más y más largas a su caso, sumando años de prisión, misma en la que en 2020 se contagió de COVID-19, Celeste Cerrato su abogada confirmó que su defendido tuvo complicaciones en su salud debido al virus y que en la Penitenciaría Nacional no se le aseguró su derecho a la salud, sino que fue su madre la que estuvo al pendiente del estado de su hijo.

Debido a la pandemia, varias oficinas judiciales cerraron sus puertas para prevenir los contagios masivos. Los procesos como juicios y sentencias se vieron interrumpidos y el de Kevin no fue la excepción.

El recurso de casación terminó saliendo de la “gaveta” y este jueves 8 de octubre, la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia emitió una absolución. No obstante, no fue una decisión unánime y, tampoco definitiva, por tanto, serán los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) quienes decidirán si queda o no totalmente en libertad.


Suscríbete gratis a más información sobre #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace https://bit.ly/tiempodigitalhh.