Julieta Castellanos a favor de la penalización de los delitos contra el honor

305
Julieta Castellanos
Julieta Castellanos a favor de la penalización de los delitos contra el honor.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Julieta Castellanos, exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), comentó que está a favor de que se siga penalizando con cárcel los delitos contra el honor.

Castellanos puso como ejemplo que los médicos son enviados a la cárcel cuando se comprueba mala práctica. “Y los periodistas en qué se diferencian de los médicos», dijo.

Cabe recalcar que la exrectora habló en relación al caso del periodista David Romero; a quien condenaron por injurias y calumnias en contra de la exfiscal Sonia Gálvez.

Lea también: Según abogado, despenalizar delitos contra el honor convertiría al país en una “selva”

Reacción 

«Entonces la libertad de expresión tiene un límite y, ¿quién pone los límites? El Estado. yo le pregunto al Colegio de Periodistas si tiene un comité de ética que llame a estos periodistas cuando se exceden y que muchos sí se exceden», mencionó.

Según ella, «en este caso no era una funcionaria pública. No es la vida pública de ella como funcionaria la que está entredicho; es su vida privada, el ámbito familiar».

«Por lo tanto los argumentos que la libertad de expresión va a inhibir que se penalice delitos de corrupción; que un funcionario pueda hacer uso de esta ley para ponerle un grillete en el pie es absolutamente incorrecto», reflexionó.

Además, Castellanos dijo que «porque la señora Sonia Gálvez, no era funcionaria pública, si alguien me hubiera atacado por el hecho de ser rectora es otra cosa. Pero cuando entran al ámbito de la vida privada, los argumentos que están planteando, no valen, no quedan».

Asimismo, la exrepresentante de la UNAH explicó que el Colegio de Periodistas y otros sectores solicitan la despenalización de los delitos contra el honor; ello para que sean juzgados en el área civil ya que consideran que la reclusión es un castigo extremo.

Por otra parte enfatizó que «nos guste o no nos guste, es cierto eso (el caso de Romero en relación a la violación en contra de su hija). Fue juzgado y pagó una pena y se le rebajó por razones que yo desconozco. Pero lamentablemente los hechos se conectan».