La selección de Brasil derrotó a la de Estados Unidos (2-0), en el partido amistoso de la jornada FIFA. Además Neymar fue protagonista y el centro de una nueva polémica.

DeAndre Yedlin intenta frenar a Neymar, durante el partido.

Brasil, que siempre ha sido la bestia negra para el equipo de Estados Unidos, mantuvo la tradición con un triunfo fácil, logrado gracias a los goles de los delanteros Roberto Firmino, cuando se cumplía el minuto 11, y de Neymar en el 43, al transformar un penalti.

Precisamente el delantero del PSG fue de nuevo el protagonista y el centro de la polémica. Una de sus acciones individuales provocó la reacción negativa de uno de sus rivales.

DeAndre Yedlin, lateral derecho de la selección estadounidense, consideró que Neymar exageraba tras una acción, en el minuto 21, que acabó en falta.

El propio jugador del Newcastle se dirigió al árbitro, en repetidas ocasiones, en una curiosa imagen que captaron las cámaras. “¿Usted no vio el Mundial, no?”, le dijo, en referencia a las continuas polémicas con las presuntas exageraciones del brasileño.

Neymar contestó tras el encuentro. “Desgraciadamente, no tengo mucho que decir. Lo lamento por él. Es un tipo de jugador que… No lo conozco y no es algo que me preocupe”.

El seleccionador brasileño, Tite, también defendió a su jugador, al que ha convertido en capitán permanente de la Canarinha. “Dentro de poco le van a golpear y se dirá que es parte del juego”.

El juego de la ‘Canarinha’

Tras los goles de la primera mitad, la segunda, como ya se esperaba, sirvió para que ambos entrenadores hiciesen los cambios correspondientes; y diesen al máximo de jugadores minutos y el resultado fue que el fútbol decayó.

Aunque Brasil tuvo otra clara oportunidad de haber conseguido el 3-0 al remate de Neymar, en el minuto 51, sin éxito.

Los minutos fueron transcurriendo con un Brasil que mantuvo a Neymar en el campo para que se dedicase a entrenar con una obsesión por tener siempre el balón y no soltarlo cuando estaba cerca del área y eso fue lo que impidió que pudiesen llegar más goles.

El arquero brasileño Allison tuvo pocas oportunidades para intervenir, pero siempre estuvo seguro, como en el minuto 72, cuando el centrocampista Wil Trap, el mejor de Estados Unidos, remató por bajo, pegado al poste derecho.

El triunfo de Brasil fue el decimonoveno que consigue frente a Estados Unidos, que sólo ha podido ganar una vez a la selección cinco veces campeona del mundo.

Lo mejor para Estados Unidos del nuevo experimento fue el ver a los jóvenes valores con una selección que no superó los 25 años de promedio.