Francisco Morazán: juez se quita la vida luego del suicidio de sus tres hijos

444
suicidio de sus tres hijos
El ciudadano cayó en depresión luego de la muerte de sus tres hijos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Luego del suicidio de sus tres hijos, un juez de Paz tomó la fatal decisión de quitarse la vida ingiriendo herbicida en una comunidad de Alubarén, Francisco Morazán.

Según se informó, al ciudadano lo identificaron como Luis Hernández Hernández. El juez habría decidido acabar con su vida de esa manera tras una fuerte depresión por la muerte de sus tres hijos; ellos también se suicidaron.

Tras consumir el veneno, los familiares de Hernández lo trasladaron de emergencia al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS). Sin embargo, tras el ingreso, falleció.

Luego de su deceso, su cuerpo fue trasladado a Medicina Forense. Hasta el lugar llegaron sus allegados, quienes lamentaron lo ocurrido y reclamaron el cadáver.

Según cifras, a nivel nacional suman más de 97 personas que se suicidaron. Hasta la fecha, en el Hospital Escuela Universitario (HEU) se registraron 57 intentos de suicidios; de los cuales 14 fueron concretados y no fue posible salvarles la vida.

La psicóloga de ese centro asistencial, Mireya Hernández, dijo sentirse asombrada, ya que en comparación a los casos registrados entre el año 2017 y 2018, estos registran un aumento y las víctimas oscilan entre las edades de 25 a 45 años.

Para Hernández, los principales factores en los suicidios siguen siendo los problemas pasionales, desempleo, deudas y la violencia doméstica. De igual manera, la psicóloga resaltó que la mayor parte de los intentos suicidas se presentan en la zona rural.

Lea también – Pastor Barahona: Suicidios en el país se deben a “asuntos espirituales”

Sugieren leer La Biblia en escuelas para evitar suicidios 

El pastor y presidente de la Confraternidad Evangélica, Alberto Solórzano, sugirió hace unos días la lectura de La Biblia en escuelas de Honduras ante el aumento de suicidios que se registran en el país.

El evangelista manifestó que la lectura de las sagradas escrituras en los primero años de vida puede ayudar a las personas a tener un camino de esperanza. Asimismo, señaló que la en mayoría de suicidios que se registran, las víctimas son jóvenes.

En ese sentido, señaló que hay varios factores que motivan a las personas a quitarse la vida. Pero con el elemento espiritual se puede tener esperanza.

“La Biblia no le hace daño a nadie. Nuestro enfoque es que, si se lleva al sector escolar, puede ser una contribución enrome para el bienestar de los mismos niños”, expresó.