SAN PEDRO SULA. El presidente Juan Orlando Hernández advirtió hoy a los abogados de Honduras que trabajan para personas y grupos criminales, que lo pueden hacer, “pero en el marco de la ley”, porque si se coluden con ellos para actividades delictivas, podrían ir a la cárcel.

Por otro lado, agregó que “les pido de manera pública a la empresas de comunicación (TIGO y CLARO) de diferente índole, que ustedes tienen el compromiso legal de no permitir que esas señales lleguen allí ( a las cárceles)”.

Estas fueron las palabras que destacó el mandatario durante la celebración del quinto aniversario de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), sector noroccidental del país.

Hernández comentó que el abogado que se sienta intimidado por grupos criminales, puede acercarse a la fuerza de seguridad pública para buscar protección; pero advirtió que el abogado que también se preste a estar mandando mensajes de las estructuras criminales de las cárceles hacia afuera, comete un delito y si no es hoy, va a ser mañana, pero puede terminar de igual manera, dependiendo de lo que diga el juez.

ADVIRTIÓ A TIGO Y A CLARO

“A los abogados que contratan los líderes delincuenciales, asístanles en lo que la ley les permita, pero si usted (abogado) se convierte en canal para traer órdenes para ejecutar actos delictivos, también está en problemas y allí mismo (en la cárcel) va a terminar”, indicó.

Hernández reconoció que “todos tenemos derechos y deberes, esas son las reglas. Pero este país merece vivir en paz y tranquilidad”.

Una nueva misión

El gobernante recordó que ya comenzó la misión de recuperar los territorios en los que maras, pandillas y otras bandas de delincuentes han tenido sometido al pueblo hondureño.

Reafirmó que “vamos a ir a cada barrio, colonia, aldeas. Así como caseríos y no nos vamos a retirar de allí hasta que el pueblo hondureño vuelva a vivir libre. Esto, de cualquier amenaza de estos delincuentes que tanto daño le han hecho”.

Apuntó que “vamos a ir en una ruta muy clara donde las estadísticas y la inteligencia nos digan, dónde se requiere más la presencia militar. Ya tenemos el nuevo mecanismo de medición por resultados. Además, tenemos suficiente información en las instituciones; pero necesitamos aún más información del pueblo hondureño”.

Lee también: JOH a CNN: “En Honduras sólo existe una elección; no hay segunda vuelta”

Añadió que el trabajo que se ha comenzado a partir de ayer es para que “nuestros compatriotas vivan más seguros”.

Para lograr los objetivos trazados -dijo- “hemos constituido la nueva unidad de Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas. Este es un grupo especializado que se encargará de los blancos más importantes. Pero también con todo el respaldo de Policía Nacional, Fuerzas Armadas. Además, la PMOP y sus Fuerzas Especiales”.

“Comienza una nueva etapa en la vida de Honduras”, aseguró el mandatario y señaló que “si en cinco años hemos bajado más del 50 por ciento la tasa de homicidios, en los próximos años el impacto tiene que seguir siendo contundente; pero también nos vamos a medir por otros seis delitos importantes. Esto, porque también tenemos que entrar a atacar el tema de la violencia intrafamiliar, violencia doméstica, entre otros”.

JOH anunció que viene una segunda etapa del nuevo esquema de las cárceles en Honduras. 

Adjuntó en su intervención que también “nos involucramos en las tareas de prevención con las iglesias, con los artistas. Así como con los líderes comunales, hasta que hagamos de Honduras el país más seguro de esta región”.

Cárcel con cero comunicación

El titular del Ejecutivo reafirmó que se seguirá fortaleciendo el sistema carcelario hondureño. “Les digo a los líderes de las maras y pandillas, a los líderes de las bandas criminales, ojalá tengan el espacio de reflexionar. Así como de pedirle perdón al pueblo hondureño por lo que han hecho. Además, de retirarse de esa actividad delictiva, porque si no es hoy, es mañana que los vamos a poner ante un juez. Y a las nuevas cárceles en sus módulos de máxima seguridad”.

Hernández anunció que “habrá una cárcel en los próximos días. Allí, donde no hay manera que alguien tenga ni tan siquiera una señal de comunicación”.