Tegucigalpa, Honduras- Honduras envestirá mañana a Juan Orlando Hernández, Presidente número 55 en la historia y el primero que es reelecto.

Pese a que la Constitución de la República prohibía la reelección presidencial, un fallo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en el 2015 marcó una nueva era en el país.

Es decir, en Honduras la continuidad presidencial es válida, lo que permitió a Hernández postularse para continuar con las riendas hondureñas por cuatro años más, finalizando en el 2022.

Fue así como en las elecciones generales del 26 de noviembre del 2017, el oficialista salió victorioso en el proceso electoral más estrecho y observado en la historia.

Se revierte la tendencia

En los primeros resultados, con más del 50 por ciento de votos escrutados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Nasralla por la Alianza de Oposición superaba a Hernández.

Sin embargo, drásticamente el mandatario en busca de reelección en ese momento remontó a Nasrralla, superando la tendencia que al final le permitió ganar con un 1.53 por ciento.

Luego de eso, el país se ha sufrido una crisis, que al menos cobró la vida de 35 personas, entes de seguridad heridos y civiles. También, destrucción a propiedades públicas y privadas; múltiples manifestaciones a nivel nacional que han afectado la economía hondureña.

Lo anterior, por simpatizante de la oposición que alegan el supuesto fraude que dio la victoria al candidato del Partido Nacional. Hasta la fecha, más de 20 países han reconocido al gobierno de turno que continuará en funciones.

Asimismo, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) en sus informes recomendaron repetir el proceso electoral por falta de credibilidad. No obstante, nada de eso pasó.

Por lo que Hernández mañana en la ceremonia que se desarrollará en el Estadio Nacional recibirá el cargo honorifico, convirtiéndose en el primer mandatario reelecto.

La toma de posesión se festejará en medio de protestas anunciadas por los líderes de la Alianza quienes buscarán truncar como sea el acto. Los entes de seguridad ya tienen previsto la estructura que impedirá las manifestaciones.

Historia

El 10 de diciembre de 1825, es decretada por la Asamblea Nacional Constituyente la primera Constitución del Estado de Honduras de 1825, en la que resultó electo como Primer Jefe Supremo del Estado al licenciado Dionisio de Herrera y como Vice-jefe de Estado el Teniente General José Justo Milla.

En esta Carta Magna se organizó el Estado y quienes residen en él, o sea los hondureños, sus deberes y derechos.​ Se crearon los entes que regirán la administración: Poder Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

La forma de regir los destinos de los hondureños, el impartir justicia, fue creada la Hacienda Pública y su régimen de administración, por lo que se​ dividió el territorio en siete departamentos: Comayagua (Capital), Tegucigalpa, Gracias a Dios (hoy departamento de Lempira), Santa Bárbara, Yoro, Olancho y Choluteca.

Además, se fijan como presupuesto de gastos del gobierno de Herrera, un monto de 79,294 pesos y se escogió el edificio del Ayuntamiento de Comayagua como la Casa del Jefe de Estado.

De acuerdo a lo establecido en el artículo 39, de la sección VIII de la Constitución del Estado de Honduras de 1839, emitida en la presidencia provisional de Juan Francisco de Molina se cambia el título del administrador del Poder Ejecutivo.

En consecuencia, el jefe de Estado deja de denominarse así, adoptando el de Presidente. Este nuevo título recayó en el general, José Francisco Zelaya, quien se convirtió en el primer presidente constitucional de Honduras.

Seguidamente en la Constitución de Honduras de 1848 emitida en la presidencia del licenciado Juan Lindo, se establece que el período de mandato, será ampliado de dos a cuatro años.

En 1862, mediante Decreto Nº 3 emitido por la Cámara Legislativa reunida en la ciudad de Santa Rosa de Copán, siendo el presidente provisional don, Victoriano Castellanos Cortés, se cambia el título de la nación dejando de llamarse Estado de Honduras, por el de República de Honduras.

Por lo que el primer presidente de la república, recaería en el capitán general, José María Medina, quien, durante su administración en octubre de 1863.

Durante una severa crisis económica, reorganizó la educación básica, pero los puestos públicos eran mal pagados. Por ejemplo, el Presidente de la nación recibía un sueldo mensual de 3,000 pesos. Los diputados 1,000 pesos, los ministros 100 Pesos y los catedráticos ganaban 15 pesos.