Joven hondureño es picado por viuda negra; equipo de Nicaragua le salva la vida

477

Con apenas 16 años de edad, un joven hondureño se debatió entre la vida y la muerte durante varios días luego de ser picado por una araña viuda negra. El antídoto que necesitaba no estaba en Honduras, pero un equipo médico de Nicaragua pudo conseguirlo y finalmente lo estabilizaron.

Miguel Rodrigo Zúniga, originario y residente de Trojes, Danlí, El Paraíso, sobrevivió gracias al apoyo de las naciones centroamericanas que, sin dudar, se movilizaron para buscar el medicamento que lo mantendría con vida.

Cabe destacar que tras recibir su tratamiento, el humilde hondureño agradeció a las autoridades nicaragüenses. «Gracias por todo y gracias por salvar mi vida», dijo Miguel, a la vez que enviaba saludos a quienes colaboraron.

¿Qué ocurrió?

Todo empezó el pasado 22 de febrero cuando el joven llegó al Hospital Regional Gabriela Alvarado; al principio sentía fuertes dolores musculares y presentaba hipertensión. De inmediato lo trasladaron de emergencia al Hospital Materno Infantil de Tegucigalpa.

Le brindaron atención médica pero ahí los médicos dieron su dictamen: él presentaba  intoxicación severa y una crisis nerviosa por la picadura de una araña.

Como suele pasar en las farmacias de los hospitales hondureños, no tenían lo necesario para brindarle tratamiento. El problema es que el antídoto no lo tenía nadie en todo el territorio; pues casos similares, pocos se registran.

Rápidamente se decidió notificarle a instituciones como el Comité de Salud de la Comisión Nacional para la Gestión Ambientalmente Racional de Productos Químicos (CNG), el Centro de Información Toxicológica de Honduras (CENTOX) y a la Red de Centros de Información Toxicológica de Centroamérica (REDCIATOX).

Entre estas organizaciones contactaron directamente a la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS). Sus movimientos inmediatos permitieron que coordinaran su sede de Honduras con la de Nicaragua.

Gracias al Ministerio de Salud de Nicaragua se consiguió el antídoto. Luego se realizaron las diligencias respectivas para enviarlo hacia Honduras a la brevedad posible.

«El medicamento viajó desde Managua hasta la frontera de Guasaule por un equipo médico. En dicha frontera ya se encontraba una ambulancia del Sistema Nacional de Emergencias que recorrió los 200 kilómetros desde la frontera hasta Tegucigalpa para proporcionar el suero a Miguel», explica La Prensa Gráfica en su publicación.

Aunque Miguel está fuera de peligro, todavía desconocen dónde y cuándo ocurrió el incidente que lo postró en cama. Por su parte, este caso evidenció la necesidad de buscar proveedores de este tipo de sueros a nivel centroamericano.