reos serán enviados cárcel el pozo
reos serán enviados cárcel el pozo

TEGUCIGALPA.-El Presidente de la República Juan Orlando Hernández, anunció que más reos peligrosos serán enviados a El Pozo, cárcel de máxima seguridad ubicada en Ilama, Santa Bárbara.

Se habló en concreto de un número de 20 nuevos reos peligrosos que serian los nuevos inquilinos de la cárcel El Pozo.

“No se trata de angelitos, ellos no son angelitos”, dijo el gobernante en conferencia de prensa, refiriéndose a los reos peligrosos.

El mandatario reveló que ya las autoridades están trabajando en la identificación de quienes serán los nuevos huéspedes de la cárcel a la que nadie quiere ir.

Por otra parte en el aspecto de  la construcción del sistema carcelario el gobernante dijo que se requerirá una nueva normativa, por lo que el Poder Ejecutivo se  prepara una ley para enviarla al Congreso Nacional.

Reos peligrosos

“Esta cárcel que ustedes han denominado El Pozo es nada más la primera que inicia a funcionar con sus módulos de máxima seguridad, pero luego vienen los otros de seguridad intermedia que por mucho será superior al resto de las cárceles de Honduras”, aseveró.

Nota Relacionada: El Pozo es un infierno de cárcel, gritan los reos peligrosos

De igual forma el presidente Hernández garantizó que el nuevo sistema carcelario ofrecerá oportunidad de rehabilitación para los reos que así lo deseen.

El gobernante se refirió a críticas que ha recibido en relación a las últimas medidas pero dejó claro que es porque se debe estar conscientes que las víctimas también tienen derechos humanos.

“Sé que algunos líderes de la oposición están usando el argumento de los derechos humanos, pero las víctimas también tienen derechos humanos y ese fue mi llamado allá en Naciones Unidas”, dijo.

Al finalizar el tema carcelario,  JOH dijo estar claro en que su deber es proteger a toda la población y por eso se debe ser drásticos con quienes infringen la ley.

“Sigo convencido que mi deber es proteger a la ciudadanía y para eso estas personas que han delinquido,  desde las cárceles, tienen que estar privados absolutamente de su libertad, nada de visitas, nada de llamadas y que estén confinados como tienen que estar. Puede ser que más adelante ellos enmienden su conducta para ver si el juez les cree o el líder penitenciario”.