Jesús Mejía: Cambié contrato de energía para velar por «intereses del pueblo»

319
Jesús Mejía
En el contrato de generación de energía, se estableció la posibilidad de cambiar de diésel a búnker.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. ¿Diésel o búnker? Ese es el dilema que se tiene respecto a un contrato firmado con la empresa LAEISZ Honduras para mitigar los racionamientos eléctricos en el Litoral Atlántico.

El problema surge, luego de que la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), presentara en una auditoría hecha a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), el informe de una licitación de 2017. En el cual LAEISZ Honduras ofertó la generación de energía producida con diésel. Sin embargo, más tarde se detalla que cambió a búnker.

A su respuesta, el exgerente de la ENEE, Jesús Mejía, indicó que en el contrato se estableció la posibilidad de cambiar de generación de energía; ya que esto resultaría más rentable al Estado hondureño.

De acuerdo a Mejía, cuando la empresa ganó la licitación, el objetivo era evitar tantos apagones en la zona. Además, el tipo de generación sería a través de diésel. Pero los costos de operación serían más elevados, por lo que, al Estado le resultaría más costoso.

En tal sentido, el exgerente de la ENEE aduce que por la premura de solucionar el problema se firmó el contrato. «Al final lo que uno hace es comprar energía no tecnología. Uno pide tecnología para asegurarse que en el tiempo que ellos establecen se puede instalar porque una planta de búnker lleva de 18 a 24 meses instalarla y la energía se necesitaba de inmediato», apuntó Mejía.

Lea también: El SAR y RNP se suman a oficinas que reanudan operaciones en SPS

Beneficios para el Estado

Sin embargo, en entrevista a una radio nacional, Mejía explicó que «el equipo de abogados no informó que cualquier cosa que beneficia al Estado se puede agregar al contrato. Pero lo que no se puede hacer es agregar algo que le hace daño».

«En su momento vino la empresa y dijo: que tal si pongo una empresa de búnker. Esto cuesta cinco veces más que una planta de diésel, entonces es improbable que puedan recuperar su inversión en los próximos tres años», agregó Mejía.

Por lo que, de ser cierto que la empresa cambió de generación, le tocaría a las autoridades correspondientes solicitar una rebaja en los precios y traería muchos beneficios al Estado.

«Uno siempre tiene que velar por los intereses del pueblo y, eso es lo que yo hice en ese momento. No hay ningún problema, el kilowatt hora por diésel está establecido en la planta que montaron», señaló.

Asimismo,  Mejía agregó que «se puede generar con diésel, al final eso no le generará nada al Estado. No entiendo cuál es el señalamiento, porque si la empresa sigue generando con diésel el contrato sigue igual y, si la empresa pasa a búnker, le puede bajar al contrato y beneficiaría al Estado».

Finalmente, recomendó a la ASJ hacer un estudio de los costos ya que, mientras él estuvo a cargo, jamás generaron energía con búnker.