Jefe de la FFAA: 85 % de las masacres suceden por vínculos con actividades ilícitas

349
Masacres
De acuerdo al jefe de la FFAA, las masacres distorsionan la realidad del país.

TEGUCIGALPA-HONUDRAS. El 85 % de las masacres en Honduras se deben a la participación de las víctimas en actividades ilícitas, según el jefe del Estado Mayor Conjunto, René Orlando Ponce Fonseca.

“La realidad que tenemos que más del 85 % de estas muertes que ocurren se da por tener participación en actividades ilícitas”, aseveró.

A efecto de eso, el jefe castrense lamentó que sean muchas las pérdidas humanas que se registren en este tipo de hechos.

Cabe señalar que en lo que va de 2019 ya suman 48 masacres con tres o más muertes por evento.

En ese sentido, Ponce Fonseca señaló que las FFAA diseñan nuevas estrategias que permitirán reducir el índice de homicidios múltiples.

De igual forma, argumentó que las estrategias de seguridad funcionan a pesar del incremento de masacres, asegurando que han reducido el índice de homicidios en un 40 %.

Nota relacionada: En 2019, al menos 168 personas han muerto tras registrarse 48 masacres

Jefe de la FFAA: “Masacres distorsionan la realidad el país”

Asimismo, el titular de la FFAA consideró que los eventos de muertes múltiples distorsionan la realidad del país. “Significa que hemos tenido una explosión demográfica en la que el accionar del crimen organizado se ha incrementado”, afirmó.

De acuerdo al uniformado, antes era normal amanecer con 40 a 45 muertos diarios. Sin embargo, ahora que decidieron enfrentar el crimen organizado, han reducido dicho número.

Para finalizar, indicó que enfrentar la criminalidad es un esfuerzo de todos los hondureños.

Cabe destacar que al 31 de agosto se registran 48 masacres dejando más de 160 muertos. En la última semana de agosto, se registraron cuatro masacres con un saldo de 15 personas asesinadas en varios puntos del país.

Solo en el homicidio múltiple reportado la noche del sábado 31 de agosto cinco personas perdieron la vida, cuatro hombres y una mujer. Dicho hecho se reportó dos días después que tres miembros de una misma familia fueran masacrados en Olancho.