Jefe de bomberos de Houston: «La situación es muy peligrosa y esperamos más lluvia»

160
Interstate highway 45 is submerged from the effects of Hurricane Harvey seen during widespread flooding in Houston, Texas, U.S. August 27, 2017. REUTERS/Richard Carson TPX IMAGES OF THE DAY - RTX3DL7M

La tormenta tropical Harvey se mueve lentamente desde Houston hacia el sureste en las cercanías de la costa del Golfo de México, dejando a su paso fuertes lluvias que continuarán inundando Texas al menos hasta el viernes.

Miles de personas ha tenido que ser rescatadas y se encuentran en refugios, y la situación, según las autoridades de Houston, va a empeorar en las próximas horas.

-Sigue en vigor la alerta por tormenta tropical entre Mesquite Bay (Texas) y Cameron (Lousiana), y el aviso entre Cameron e Intracoastal City (Louisiana), según el Centro Nacional de Huracanes.

La tormenta se mueve lentamente (cinco millas por hora) hacia el sureste, pero girará hacia el noreste el martes y saldrá al mar de nuevo el jueves. Ahora acarrea vientos de 40 millas por hora, que podrían intensificarse en las próximas horas.

De aquí al viernes dejará entre 15 y 25 pulgadas de lluvia en la costa de Texas y el suroeste de Louisiana, provocando inundaciones catastróficas y potencialmente mortales. Además, ha crecidas del mar en la costa de hasta tres pies, y pueden registrarse más tornados.

El Servicio Metereológico Nacional ha avisado de que lo peor está aún por llegar en los próximos días, con hasta 20 pulgadas de lluvias que se sumarán a las 30 pulgadas que ya han caído en algunas zonas. Lo peor se lo llevará el área al este de Houston, tanto en Texas como en Louisiana, que ha pedido también la declaración de zona de emergencia.

El gobernador republicano de Texas, Gregg Abbot, ha activado a toda la Guardia Nacional en ese estado para participar en las tareas de rescate. Así, otros 9.000 agentes se sumarán a los 3.000 ya desplegados a lo largo de la costa. El presidente, Donald Trump, viajará el martes a Texas.

Se ha rescatado a 2.000 personas en Houston por las inundaciones, según el jefe de policía, Art Acevedo, y hay 185 avisos de importancia crítica aún pendientes. Los servicios de emergencia han recibido 75.000 llamadas, ha añadido Acevedo. Acevedo ha pedido paciencia porque, en ocasiones, aunque mandan vehículos para ayudar a la gente, vehículos grandes, no pueden llegar a su destino por culpa de la lluvia.

La Guardia Costera tiene 20 helicópteros y nueve equipos trabajando “sin interrupción”, con 21 vehículos para navegar aguas poco profundas con las que han rescatado a 300 personas. Recomienda a los ciudadanos que no se encierren en el ático porque es imposible saber que están allí, y que marquen los tejados para que se puedan ver desde el aire y así poder rescatarlos, además de ondear sábanas o toallas para llamar la atención. Los números para emergencias son: 281-464-4851, 281-464-4852, 281-464-4853, 281-464-4854 y 281-464-4855. Para aquellos que quieran colaborar como voluntarios: 713-881-3100.

Hay 5.500 personas en refugios, y esa cifra va a crecer, según las autoridades de Houston. La gente necesita agua y ropa, muchos han llegado empapados. “Hay personas que ahora no están en situación de crisis pero lo estarán mañana”, han añadido. El principal refugio es el Centro de Convenciones George R. Brown, que se encuentra ya a mitad de su capacidad con más de 2.600 personas, según Ken Sandy, responsable de la Cruz Roja.

La Cruz Roja recomienda: “Si se encuentra atrapado en una carretera inundada y el nivel del agua sube rápidamente a su alrededor, salga del coche deprisa y vaya a un sitio elevado. La mayoría de coches se ven arrastrados por el agua aunque sólo haya dos pies de corriente. Vaya a un sitio elevado y quédese allí. Aléjese de las zonas inundadas. Si el agua le llega a los tobillos y hay corriente, dé la vuelta, podría derribarle. Sea especialmente cauto de noche, es difícil identificar el peligro. Siga atento a la radio del NOAA y a la televisión, y esté preparado para la evacuación inmediata por si fuera necesario. Si es evacuado, no intente regresar hasta que le digan que es seguro.