Las grandes aportaciones individuales del alero LeBron James y del escolta James Harden hicieron posible que sus respectivos equipos de los Cavaliers de Cleveland y Rockets de Houston lograsen, el primero el pase a las semifinales de la Conferencia Este, y el segundo se pusiesen con ventaja de 1-0 en las que ya disputan en la Conferencia Oeste.

James volvió a ser la gran figura y salvador de los Cavaliers al aportar 45 puntos con los que lideró a su equipo al triunfo de 105-101 ante los Pacers de Indiana, en el séptimo y decisivo partido de la eliminatoria de primera ronda de playoffs de la Conferencia Este.

La victoria permite a los Cavaliers ganar 4-3 la serie al mejor de siete y disputar a partir del martes la semifinal ante los Raptors de Toronto, con ventaja de campo para el equipo canadiense, en lo que será el duelo de revancha de las finales que disputaron el año pasado.

Junto a James, que anotó 16 de 25 tiros de campo, incluidos dos triples de tres intentos, y 11 de 15 desde la línea de personal, además capturó ocho rebotes y repartió siete asistencias, otros cuatro jugadores de los Cavaliers tuvieron números de dos dígitos.

James, que ganó el séptimo partido de una serie por quinta vez consecutiva, también hizo historia al recuperar cuatro balones y convertirse en el líder de todos los tiempos de robos en la historia de los ‘playoffs’, con 399 después de 15 años de profesional.

La recuperación de balón histórica de James llegó en el segundo cuarto y superó al miembro del Salón de la Fama, Scottie Pippen, que como profesional llegó a los 395 robos en 208 partidos de playoffs, mientras que la estrella de los Cavaliers necesitó 237.

El escolta argentino Manu Ginóbili, que ocupa el décimo puesto en la lista de todos los tiempos, es segundo entre los jugadores en activo con 292 robos de balón, mientras que Dwyane Wade (13) es tercero (273).

James tiene ahora marca de 13-0 en series de primera ronda de playoffs y gracias a su gran aportación hizo posible la clasificación de los Cavaliers que tuvieron que llegar al máximo de la serie ante unos Pacers que también tuvieron la oportunidad de estar en las semifinales.

A pesar de sufrir calambres en el tercer cuarto, James, de 33 años, que tuvo que recibir tratamiento en el vestuario, volvió recuperado y evitó que los seguidores de los Cavaliers lo pudiesen haber visto por última vez vistiendo la camiseta del equipo de Cleveland.

De nuevo, el escolta Victor Oladipo se convirtió en el líder encestador de los Pacers al conseguir un doble-doble de 30 puntos, 12 rebotes defensivos, repartió seis asistencias y recuperó tres balones.

Mientras que el base Darren Collison llegó a los 23 tantos y ambos mantuvieron a los Pacers en el partido al colocarse a cuatro tantos en el último minuto del tiempo reglamentario antes que James anotó canasta tras recibir un pase de Korver con 30 segundos para que sonase la bocina.

Otra estrella, Harden, siguió inspirado en su juego ofensivo y con 41 puntos lideró el ataque e los Rockets que se impusieron por 110-96 a los Jazz de Utah en el primer partido de las semifinales de la Conferencia Oeste que disputan al mejor de siete.

El segundo partido se jugará el próximo miércoles, en el mismo escenario del Toyota Center, de Houston, donde los Rockets saldrán con la ventaja de 1-0.

Harden, que jugó 37 minutos y anotó 12 de 26 tiros de campo, incluidos 7 de 12, además de capturar ocho rebotes y repartir siete asistencias, se combinó con el base Chris Paul para asegurar el triunfo de los Rockets desde el descanso cuando el equipo de Houston tenía ya en su haber una ventaja de 25 puntos (64-39).

Paul que aportó 17 puntos y seis asistencias al concluir la primera parte se había combinado con Paul para anotar entre ambos 34 tantos, que fueron decisivos.

Los Jazz, que jugaron sin el base español Ricky Rubio, baja por una lesión en el tendón de la corva de la pierna izquierda, no tuvieron nunca respuesta a la inspiración encestadora de los Rockets, que además se aprovecharon de su mayor descanso y mayor poder físico al no haber jugado desde el pasado miércoles cuando eliminaron a los Timberwolves de Minnesota.