Jahzeel: emprendedora, madre y esposa, que con perseverancia alcanza sus sueños

675
Jahzeel Sauceda emprendedora
La joven lleva dos años viviendo su sueño.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La pandemia del COVID-19 ha dejado un aspecto positivo en la sociedad, y es la aparición de pequeños negocios como parte de emprendedurismo, los cuales van desde venta de comida, servicios de limpieza, comercialización de prendas de vestir y cosméticos.

En esta ocasión, TIEMPO Digital presenta la historia de perseverancia y dedicación de Jahzeel Sauceda, una joven de 27 años que, con fe, esfuerzo, dedicación y el apoyo de su esposo, ha salido adelante y hoy es dueña de su propio estudio de belleza.

Jahzeel
Jahzeel poco a poco ha ido perfeccionando sus técnicas en el maquillaje.

Jahzeel es una mujer aguerrida y con muchos propósitos, que poco a poco ha ido alcanzando sus metas. Hoy, 3 de enero, cumple dos años al servicio de sus clientas, consintiéndolas y haciéndolas sentir más bellas.

Lea además: CCIT: Con aguinaldo y temporada navideña mejorara el circulante

Inicios

La joven de 27 años, residente en el municipio de Tatumbla, dio a conocer cómo surgió la idea de vender maquillaje. Un día le planteó a su esposo, Allan, que estaba decidida a emprender un pequeño negocio y él le dio su capital semilla. Así fue como inició su gran sueño.

El rubro de la belleza es algo que le apasiona muchísimo, pues es herencia de su madre, de modo que comenzó a tomar diferentes cursos de maquillaje para perfeccionar sus técnicas. Se continuó capacitando en el área de las uñas acrílicas, convirtiéndose en toda una profesional para así dar el mejor servicio y calidad. Ahora trabaja todos los días sin parar.

Jahzzel
Jahzzel atiende de domingo a domingo en su estudio ubicado en Tatumbla.

A pesar del éxito de su salón de belleza, aún no abandona la venta de maquillaje y productos para el cuidado de la piel, pues fue con lo que inició su sueño y pudo salir adelante.

Antes de tener su propio local, ofrecía los servicios de maquillaje y uñas acrílicas a domicilio, y cuando trabajaba en su casa, lo hacía desde su habitación. Poco a poco se fueron sumando su hermana, madre y cuñada, formando un gran equipo.

Jahzeel Sauceda emprendedora
Todo empezó desde su habitación.

Avance en el negocio

Desde su habitación en su casa, atendía a todas las mujeres que querían verse más bellas, pero antes debía realizar todas las labores del hogar, pues Jahzeel es mamá de dos pequeños varones.

Con fe, esperanza, positivismo, entusiasmo y mucho trabajo, pudo construir un local para tener su propio estudio, en cual, hasta ahora, atiende a decenas de clientas que a diario solicitan sus espectaculares servicios.

Según sus propias palabras, con perseverancia y sacrificio todo es posible, pero lo primordial es la ayuda de Dios y el apoyo de su familia. Han sido dos largos años en los que ha tenido altos y bajos, agrega.

Para la temporada de Navidad y Fin de Año, ‘Jahz’, como es popularmente conocida, atendió a muchísimas mujeres y jovencitas. Entre el cansancio que sentía, dijo que es una satisfacción enorme ver la cara de alegría de sus clientas, pues se van conformes con el servicio recibido.

Jahzeel Sauceda emprendedora
Jahz aplica uñas acrílicas con diferentes técnicas y el esmaltado en gel.

Agradecimientos a Dios

Jahzeel dijo: «Soy emprendedora, ya gracias a Dios tengo mi propio estudio en mi casa, ubicada en la aldea de Linaca, Tatumbla. Hoy 3 de enero del 2021 cumplo 2 años de haber comenzado con este sueño».

Además, destacó sus capacidades: «Soy acrilista y maquilladora profesional, hago diferentes trabajos de belleza, también vendo diferentes productos, más que todo para mujer, como ser maquillaje, cosméticos, carteras y relojes, pero de igual manera, lo hago para varón».

Jahzeel también sostuvo que «Estoy muy orgullosa de ser lo que soy hoy, de lo que he logrado hasta este día cumpliendo. ya dos años. El mes de diciembre fue uno de los mejores, por lo cual, fue una gran bendición para mi poder crear ya mi estudio».

«Tuve muchas clientas, hice muchos diseños, trabaje arduamente, muchos días desde las 6:00 de la mañana hasta la 1:00 de la madrugada del siguiente día, sin descanso, trabajo y más trabajo, por la bendición de mi Padre Celestial», cerró.