Isbella Orellana: «Desde Tegucigalpa quieren mi renuncia»

481

Asimismo, aseguró que las ocasiones en las que llama la atención lo hace «con el total respeto a las personas. Jamás los he insultado o agredido. No digo expresiones que pueda decir usted ‘qué señora esta más ordinaria’, no», agregó.

La directora, su palabra no se toma en cuenta

Por otro lado, la Isbela Orellana se hizo referencia al tema que desde hace mas de un año atraviesa la carrera de Periodismo, la cual no tiene una jefe de departamento nombrado.

«Yo propuse al licenciado Óscar Iván Romero, pero no le han dado el nombramiento, y no se lo van a dar, porque no quieren», señaló. A criterio de Orellana, «eso es parte de un ‘boicot'» con el que se trata de demostrarle que no tiene respaldo y así forzarla a renunciar.

Otro ocasión en la que su palabra no se tomó en cuenta fue cuando, según Orellana, a inicios de este años le solicitó a le jefa de personal que contratara «bajo la modalidad de servicios personales a un personal mínimo para tener en el área de comunicación (de la universidad)».

A lo que la respuesta de la jefa fue que «no se justifica la contratación de personas, que mejor busque estudiantes voluntarios… ¿no es una falta de respeto que me conteste de esa manera? Yo le digo que la responsable de la conducción de este centro soy yo, lo que tiene que hacer ella es colaborarme», cuestionó.

Además, la máster destacó que la actual jefa de personal no es de su confianza y fue nombrada sin seguir el debido proceso, pero no por ella.

Contrato millonario, ¿pago no registrado?

Otro punto que puede encontrarse en la notificación en contra de la directora, es que en torno al contrato que firmaron UNAH y la empresa EMCO en 2017 para la creación del Centro de Innovación Tecnológica para las ingenierías.

El que está valorado en 6,497,822 euros (unos L187 millones), «no se han cumplido algunos objetivos establecidos, como ser el fomento y desarrollo de la investigación tecnológica, la creación de las siete carreras a nivel técnico relacionadas con la ingeniería, así como alianzas estratégicas con las empresas y universidades locales, acusación que la máster aclaró.

«Cuando yo llego al centro, ya está firmado el contrato de préstamo. La primera cuota de pago de ese préstamo era a finales de 2017. Entonces, yo mando un oficio a la tesorería general (de la República) para que se proceda a pagar la primera cuota. La tesorería hizo todo el proceso para la transferencia bancaria, pero resulta que ese pago, la tesorería no lo tiene en el libro de registro. No lo registró y me acusan a mí. Yo no tengo la obligación de registrarlo, yo solo generé el oficio para el pago», dijo ella.

«Yo manejo dinero, pero esas grandes cuentas se solicita que las ejecute directamente la tesorería general de la República, porque es un costo millonario», dijo. «No desvié recursos, el pago se realizó, además, tampoco me pueden acusar de un hecho que es imputable a la tesorería. La tesorería tiene que dar explicaciones», agregó.

Cabe señalar que, si el pago de esa primera cuota no se hubiera efectuado, entonces, la UNAH estaría en mora, pero no es así, según la máster Orellana.

¿Por qué se incumplen los objetivos del contrato?

Por otro lado, pero referente al mismo tema del préstamo, Orellana indicó que la razón por la que no se han cumplido los objetivos del contrato (no firmado durante su gestión) es porque no había personal especializado en ese moderno equipo, sino hasta hace poco que se contrató a varias personas.

«Me acusan, además, que luego de un año de instalado el equipo de tecnología, que por qué no se vende producto. Yo no sé si alguna empresa, que NO tiene el personal calificado para dirigir todo el equipo, en un año tiene la capacidad de producir», señaló.

«Tiene que existir un proceso de mediado plazo para capacitar, y me acusan a mí de inoperante. Parte del personal calificado se fue nombrado hasta agosto de este año», cerró Orellana.

Pruebas

Isbela Orellana anunció que la próxima semana convocará a una conferencia de prensa para hablar sobre las acusaciones en su contra, y que además presentará pruebas de que su gestión es transparente y que todo se trata de una ‘boicot’ en su contra.