24.5 C
San Pedro Sula
lunes, noviembre 29, 2021

Día 18: Iota sale de Honduras, pero deja inundaciones y muertes

Debes leer

TEGUCIGALPA. El 18 de noviembre de 2020, la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), anunció que Iota salió de Honduras, pero mantuvo la alerta roja porque se preveían inundaciones y deslaves.

Mientras Iota dejaba el país, se estaba formando un nuevo fenómeno en el Océano Pacífico denominado depresión tropical 21-E. Sin embargo, por su trayectoria, se pronosticó que no tocaría suelo hondureño.

La otra tormenta que encendía alertas era Kappa, que tenía un 40 % de probabilidades de formación y se esperaba que alcanzara a Costa Rica y Nicaragua.

Iota dejó Honduras, pero el peligro no

COPECO anunció que rezagos de la tormenta tropical Iota dejarían más desastres. Se pronosticaron inundaciones, desborde ríos y derrumbes, debido a la saturación de agua en los suelos donde causarían «impactos potencialmente catastróficos».

Iota inundaciones muertes honduras
Los rezagos de Iota fueron letales para el país ya dañado por Eta.

La saturación de agua en los suelos era de 90 %, por lo cual, podrían ocurrir deslaves en cualquier instante. El occidente y norte del país estaban en riesgo inminente.

Puentes colapsados

El río Ulúa amenazaba con arrastrar el puente viejo del municipio de Pimienta. El Ulúa estaba a punto de tapar por completo este puente, por lo cual se procedió a cerrar el acceso.

Durante la tormenta tropical Eta ya se había hecho colapsar el emblemático Puente Rieles, debido a las fuertes corrientes de agua.

Asimismo, se registró que el puente «Las Mesitas», ubicado en Corquín, Copán, había sufrido graves daños debido a la creciente del río Aruco. Esto provocó que quedaran incomunicados los pobladores del sector de Corquín y Belén Gualcho, Ocotepeque. Al observar la zona, se veía cómo el torrente había arrastrado grandes troncos y escombros que dañaron la estructura.

Iota inundaciones muertes honduras
Puente «Las Mesitas», Copán.

De igual forma, Iota seguía destruyendo más edificaciones en el país. En Copán, se reportó el colapso del puente de la CA-11, a la altura donde pasa el río Higuito. Esto dejó incomunicados a los departamentos de Lempira y Copán.

La Policía Nacional procedió a acordonar la zona para evitar que conductores sufrieran algún accidente por atravesar la carretera

También se reportó daños en la carretera que conduce de Tela a La Ceiba. Debido a las fuertes inundaciones, se hizo un hoyo de un tamaño considerable en la pavimentada. La falla en la zona alarmó a los pobladores por un posible colapso de todo el tramo y se imposibilitara el paso.

Inundaciones

Uno de los sectores donde se vio más afectada por Iota fue la residencial Valle Escondido, que ya había sido azotada gravemente por la tormenta tropical Eta. Personas del lugar tuvieron pérdidas totales debido a que el nivel del agua alcanzó incluso los techos de algunas viviendas.

Por otra parte, el río Ulúa se comenzaba a desbordar ya que, en zonas que alimentan a este afluente reportaban fuertes lluvias, por lo cual, el desbordamiento en Valle de Sula era más que evidente.

Iota inundaciones muertes honduras
Residencial Valle escondido inundado.

Pobladores tomaron sus precauciones a medida que el Ulúa aumentaba cada vez más su caudal, alcanzando niveles preocupantes para habitantes aledaños.

Más tarde, mediante tomas aéreas, se pudo ver las aterradoras imágenes de cómo el Valle de Sula había quedado sepultado debido al río Ulúa. Desde los cielos se miraban casas donde solamente el techo no estaba cubierto de agua, sectores totalmente perdidos y el aeropuerto internacional Ramón Villeda Morales completamente inundado.

La Lima también fue gravemente afectada por la crecida del río Chamelecón, donde casas quedaron inundadas y una gran cantidad de árboles habían sido derribados por las corrientes de este caudal. Estas inundaciones llegaron hasta la carretera que conduce a San Pedro Sula.

Algunas de las colonias afectadas fueron: La Planeta, colonia La Paz, La Jerusalén, Pineda, Colonia 6 de mayo, y parte de la Rivera Hernández. La carretera que quedó cubierta por las corrientes de agua es la CA-13 que va desde la Lima hacia San Pedro Sula.

Lea también: Eta e Iota: subcomisionado Nolasco narra 3 rescates más impactantes.

Pobladores de Santa Cruz de Yojoa se vieron afectados también por los estragos de Iota. El río Ado se desbordó haciendo que el agua entrara hasta la comunidad de Los Naranjos, donde pobladores del lugar mostraron su preocupación de que siguiera creciendo el nivel del agua.

Rescates y muertes por deslaves   

Debido a la saturación de agua que dejó Iota antes mencionada, se dieron derrumbes en varios puntos del territorio hondureño, donde se efectuaron rescates de personas soterradas, aunque algunas sin vida.

Dayana Torres, de 12 años de edad en ese entonces, observó cómo producto de las lluvias su casa se derrumbó, pero no le dio tiempo de huir. El Cuerpo de Bomberos de Honduras recibió una alerta desde la colonia Las Torres de Tegucigalpa, donde la infante estaba atrapada.

La rápida intervención en el retiro de escombros por parte de bomberos permitió que la niña pudiera salir con vida de tal hecho. Por suerte, la menor solamente resultó con leves raspones y se le llevó a un centro asistencial para atenderla.

Iota inundaciones muertes honduras
Pobladores en techos esperando ser rescatados.

Por otra parte, en la capital industrial los bomberos hicieron efectivo un rescate en la colonia Montebello, donde habían quedado atrapados un niño en silla de ruedas, una menor de 9 años y una persona con una mascota. El agua creció al punto que quedaron atrapados por las inundaciones.

Pobladores del sector emitieron una llamada de emergencia a dicha institución. En una lancha se movilizaron hasta el sector. Hicieron el rescate de las personas que habían quedado atrapadas y se les llevó hasta una zona segura.

Asimismo, COPECO rescató a una familia de cinco personas que había quedado atrapada en un techo de La Planeta, San Pedro Sula.

Por otra parte, Iota dejó decesos alrededor del país, uno de ellos tuvo lugar en Ocotepeque. Según se reveló, cinco personas miembros de una familia murieron soterradas luego de un derrumbe.

Iota inundaciones muertes honduras
familia murió soterrada en Ocotepeque.

Cuando los entes preventivos llegaron hasta la zona, ya era demasiado tarde. Luego de remover los escombros, se confirmó que de todas las personas que quedaron atrapadas, lamentablemente ninguna estaba con vida. El suceso conmocionó a toda la población por imágenes tan desgarradoras.

Denuncias en albergues

Por otro lado, se reportó que un albergue ubicado en Danlí presentó una denuncia de violencia doméstica. Según la información que recabó la Dirección Policial de investigaciones (DPI), la víctima sufría abuso desde hace 7 años en ese entonces. La denuncia se dio debido a que el cónyuge de la afectada la tomó del cuello estrellándola en la pared, causando moretes en su cuerpo.

Asimismo, el Foro Nacional de Convergencia (FONAC) presentó una denuncia debido a que albergues no tenían agua, saneamiento y bioseguridad. Se informó que muchas de las personas damnificadas no usaban mascarilla ni había distanciamiento social.

Iota inundaciones muertes honduras
Albergues no cumplían normas de bioseguridad.

La preocupación era evidente debido a que la pandemia del COVID-19 seguía latente, por lo cual, se temió que hubiese una ola de contagios en los albergues. Además, las personas refugiadas no contaban con facilitaciones sanitarias para poder mantener las normas de bioseguridad.

Muchas personas seguían sufriendo de maneras diferentes los rezagos que Iota había dejado a pesar de ya no estar en el territorio hondureño.


Nota para nuestros lectores:

🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias