La intocable industria del azúcar de Honduras: CISA actúa e impone precios como un oligopolio

3551
industria del azúcar
Robert Vinelli es el presidente de la cuestionada Central de Ingenios S.A. (CISA), encargada de comercializar el azúcar de los siete ingenios de Honduras.

SAN PEDRO SULA. La imponente industria del azúcar en Honduras, dotada de enormes subsidios y de operar en un mercado cautivo, sigue funcionando como un oligopolio ante la inoperante fiscalización de las autoridades nacionales.

Esta industria anualmente genera 200 mil empleos directos e indirectos, produce 11 millones de quintales, atrae hasta 85 millones de dólares en divisas y hasta genera su propia fuente de energía a partir del bagazo de caña. Ademas, aporta un 1.5 % al Producto Interno Bruto (PIB).

Ese es el lado bueno e impresionante de este rubro. Pero esas bondades, muchas veces, se convierten en cheque en blanco para sus operaciones.

Formalmente la industria está representada por la Asociación de Productores de Azúcar de Honduras (APAH), la Central de Ingenios S.A. (CISA) y seis ingenios enumerados a continuación:

  • Azucarera Tres Valles S.A., ubicada en Cantarranas, Francisco Morazán.
  • Compañía Azucarera Hondureña S.A., ubicada en Villanueva, Cortés.
  • Azucarera La Grecia S.A., ubicada en Marcovia, Choluteca.
  • Compañía Azucarera SER Chumbagua, ubicada en San Marcos, Santa Bárbara.
  • Azucarera Choluteca S.A., ubicada en Marcovia, Choluteca.
  • Azucarera Yojoa S.A., ubicada en Río Lindo, Cortés.

La estructura de esta industria la conforman los ingenios que producen la azúcar y CISA que comercializa y vende el azúcar, bajo parámetros que solo ellos saben.

En los últimos meses, por ejemplo, reportes indicaron que el precio internacional se vino abajo y en contraste CISA anunció alzas en los precios del azúcar que se vende en el mercado nacional.

Cuadro de precios: antes y después.

Vendedores de CISA notificaron a los mayoristas el 11 de junio sobre un alza a los precios; una semana después, el lunes 17 de junio, se cumplió. La variación en el costo del azúcar iba desde L2 hasta L12.

CISA distribuye cinco marcas: El Cañal, Doña Matilde y Prieta, azúcar blanca. Agregadas hay dos más: El Cañal Premium y Doña Matilde Morena.

En el caso de las tres marcas de azúcar blanca, se conoció que la más barata era la Prieta, seguida por Doña Matilde y El Cañal con un costo más elevado. Pero en esta ocasión, cada una sufrió el mismo aumento.

El cuadro de precios expuesto arriba establece el valor que, de ahora en adelante, tiene cada una sin importar si es El Cañal, Doña Matilde o Prieta. El mismo día, igualaron costos en las tres marcas de azúcar blanca.

¿Por qué nadie avisó previamente o reportó el alza? A raíz de las denuncias, reporteros de TIEMPO TV iniciaron una investigación para confirmar o desmentir la información, y se toparon con una industria casi «fantasma».

Desde páginas web, redes sociales, hasta sus directivos, manejan con hermetismo u ocultan por completo los datos referentes a la industria azucarera. Entre más se trataba de corroborar la denuncia de seguidores de Diario TIEMPO Digital, más dudas surgían.

Altos ejecutivos de la industria

Dada la poca o nula información de contacto (correo electrónico o números telefónicos) de la página web de CISA, la comercializadora del azúcar, en primera instancia se contactó a uno de los empresarios del rubro.

Pero se limitó a remitir a los reporteros a hablar con Gerardo Guillén, director ejecutivo de la APAH y vocero de la industria azucarera.

Gerardo Guillén, director ejecutivo de la APAH.
Gerardo Guillén, director ejecutivo de la APAH.

El problema no solamente se centraba en una industria cerrada; medios de comunicación tampoco reportaron sobre el incremento. Los informes o notas publicadas eran antiguos o solo hacían alusión a la producción y generación anual de divisas.

Declaraciones de vocero de la industria

Luego de más de una semana esperando señales de la industria, reporteros de TIEMPO TV se reunieron con Guillén, quien aseguró ser vocero del rubro azucarero, de CISA y de los siete ingenios. No obstante, se negó a brindar una entrevista formal, solo accedió a una plática informal y sin la posibilidad de grabarla.

Reunidos en la recepción del Hotel Real Intercontinental de San Pedro Sula, Gerardo dejó en evidencia que incluso él, como vocero de la industria, desconoce aspectos relacionados a la estructura de CISA, la importante comercializadora.

Pero ante la interrogante de los precios explicó que no se ha registrado ningún incremento y que, al menos durante sus 6 años como vocero, no ha habido variación.