Protestas: por intento de homicidio acusan a policía municipal que disparó a civil

480
Policía Municipal
El policía municipal Jairo Alberto Flores López fue acusado por haber disparado contra un civil durante las protestas del lunes.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El policía municipal que disparó el lunes anterior durante las protestas en Tegucigalpa, lo acusaron por el delito de homicidio en su grado de ejecución de tentativa.

Como se estableció, el empleado municipal disparó su arma automática contra un maestro de obras que transitaba por el centro de la capital cuando se desarrollaban la manifestaciones.

Luego de lo sucedido, el sujeto se presentó de manera voluntaria a las autoridades con el arma; seguidamente lo remitieron  a la Fiscalía de turno.

El hombre identificado como Jairo Alberto Flores López, es Policía Municipal de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), con sede en Tegucigalpa.

Flores ya guarda prisión preventiva mientras se realiza la investigación correspondiente.

Según el expediente investigativo, el sospechoso disparó contra el civil identificado como José Humberto Duarte.

Por tal razón, la Policía Nacional, a través del Departamento de Delitos Contra la Vida de la DPI, puso a disposición del Ministerio Público al supuesto responsable de ese ilícito.

Lea también: Segundo día de protestas: heridos, altercados, daños y pérdidas materiales en Tegucigalpa

Fue captado al disparar contra civil

A través de las imágenes y vídeos que circularon en las redes sociales se descubrió quién disparó contra el civil. José Humberto Duarte, de 52 años,  sobrevivió al ataque.

A través de las imágenes se pudo constantar cómo el agente municipal circuló pistola en mano en medio de un grupo de policías, cuando estos se enfrentaban a los manifestantes.

Asimismo se observó que apuntaba con su pistola hacia los ciudadanos.

En otras imágenes se aprecia a Jairo Flores que sale corriendo detrás de un contingente policial; luego carga su arma y persigue a los manifestantes.

Minutos después sale caminando tranquilamente sin que las autoridades policiales le dijeran algo. Flores portaba un radio de comunicación e intercambió palabras con los agentes municipales que repelían el ataque.