PERÚ.- En el distrito de comas aconteció una tragedia después que un árbitro acabara con la vida de Diego Alfredo Quispe Toribio.

Resultado de imagen para arbitro mata a jugador
Quispe Toribio fue trasladado, en primera instancia, a la posta médica de El Pinar.

Lamentablemente, el desenlace de un partido amistoso desarrollado en el distrito de Comas terminó en tragedia.

Sucede que un jugador realizó un reclamo al árbitro del cotejo por un presunto penal; pero la decisión acabó en golpes de ambos lados.

El futbolista identificado como Diego Alfredo Toribio de 33 años, quien desarrollaba su actividad económica como chef, increpó al réferi que fue identificado como Víctor Hugo Cárdenas Guerra de 36 años. Todo haría indicar que a Cárdenas no recibió de buena manera las declaraciones de Quispe.

¿Cómo inició la discusión?

Fue entonces que se desató una acalorada discusión entre ambos y, tras ella, el juez del partido golpeó dos veces la cabeza del jugador con su rodilla; previamente lo había tomado de los cabellos para realizar la infortunada acción.

Todo esto ocurrió al promediar las 6:00 de la tarde en la losa deportiva Los Negros, ubicada en la Urbación El Pinar.

La brutal golpiza que recibió Quispe Toribio de parte de Cárdenas Guerra generó el desvanecimiento del primero; quien cayó al pavimento de espaldas.

A pesar de haber perdido el conocimiento, el árbitro del partido continuó golpéandolo en el abdomen. Y aunque se logró detener al agresor, la víctima no resistió y llegó sin vida al hospital.

Declaraciones de la madre el Diego Alfredo

“Salió a las 4:00 de la tarde de mi casa. Todos los miércoles salía a jugar, pero jamás imaginé que podría peligrar su vida. Él no tenía problemas con nadie, no sufría de ninguna enfermedad, le gustaba jugar su fulbito con amigos”, indicó Daría Toribio García de 70 años y madre del occiso.

Quispe Toribio fue trasladado, en primera instancia, a la posta médica de El Pinar. Debido a la gravedad del asunto, fue derivado de manera inmediata al hospital Sergio Bernales de Collique; lamentablemente los médicos no tuvieron la posibilidad de reanimarlo.