Informe del TSC: compras de emergencia de COPECO «plagadas» de irregularidades

383
Copeco compra de equipo médico
Muchas de las compras fueron realizadas por Gabriel Rubí, cuando era titular de COPECO.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Luego de varios meses desde que se denunciaron irregularidades en las compras de emergencia hechas por la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) encontró indicios de responsabilidad penal.

Según el informe remitido al Ministerio Público (MP), COPECO realizó la compra de equipo sin existir una solicitud de la Secretaría de Salud (SESAL).

Otra de las irregularidades detectadas por el TSC es que la institución no verificó si la empresa era apta o no para contratar con el Estado de Honduras. Lo que significa que no investigaron sobre el proveedor.

Además, el TSC señala que no se elaboró ni se firmo un  contrato de adquisición de los bienes. Indica que no existe una orden de compra, ni cotizaciones o acta de recepción de los equipos.

Lo cual, explica el Tribunal Superior, hizo que no regularan o garantizaran los requerimientos tanto técnicos como  legales necesarios en las adquisiciones.

Entre los requerimientos están el lugar y plazos de entrega, precios, penalizaciones por incumplimiento, eventos de fuerza mayor y caso fortuito, resolución de conflictos, etc. Otro de los hallazgos es que no se establecieron:

  • Garantías de mantenimiento de oferta
  • Garantías de cumplimiento de contrato y de calidad

«La contratación directa no fue aprobada mediante Acuerdo Ejecutivo de COPECO, tampoco se notificó al TSC tal como lo manda la ley», señala el informe.

También, a pesar de existir alertas por parte de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE.UU. (FDA) sobre los ventiladores mecánicos modelo Vivo 50 y Vivo 65, COPECO realizó la compra.

Nota relacionada – COVID-19: Ante señalamientos, COPECO presenta facturas de polémicas compras

Negligencia 

El TSC comprobó negligencia de COPECO en la compra de los ventiladores mecánicos. Según lo expuesto, esa secretaría compró equipo que llegó incompleto.

Lo anterior, expone el TSC, ocasionó que el Estado de Honduras erogara L4,602,075.00, adicionales en la adquisición de los accesorios faltantes. La compra se le delegó a Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H).

«Algunos ventiladores nunca entraron en funcionamiento y otros se encuentran embodegados en los hospitales por no cumplir con las expectativas para el manejo del
COVID-19«, expone el informe.

Debido a que los ventiladores mecánicos no cumplen con los requerimientos, por eso los guardaron en los hospitales, otros por falta de recursos y accesorios.

En el mismo informe, el TSC señala que se logró constatar que los ventiladores y succionadores comprados por el Estado de Honduras a través de COPECO, no cumplen con las especificaciones técnicas para la atención de pacientes COVID-19. «Personal médico  recomendó su no uso», añade el escrito.

Lea también – Neumólogo revela: Ventiladores del gobierno llegaron sin cables y sensores

Inconsistencias en facturas

También, el TSC señala que encontró inconsistencias en las facturas. Según constató, no son originales y no cuentan con sellos ni firmas de la empresa emisora. Además, no encontró la dirección de página web www.partnersmedicalsupplies.com ni existe el correo electrónico «info@partnersmedicalsupplies.com», descritas en la factura.

Otra inconsistencia encontrada es que las facturas de la compra aparecen a nombre de la empresa «Partners Medical Supplies, Inc, dba: City Stair Lift». Sin embargo, la transferencia de pago fue realizada a la empresa «International Medical Equipment, LLC«.

«Finalmente, se verificó un faltante en la cantidad de ciento cuatro equipos de asistencia para la tos (Cough Assist T-70 Phillips) y ochenta y cuatro baterías lo que representa un perjuicio de $358,696.00», indica el informe.

Compras

A raíz de la emergencia provocada por el COVID-19, COPECO, dirigida en ese momento por Gabriel Rubí, realizó la compra de 90 equipos de asistencia para la tos Phillips T70
y 90 baterías, 90 Ventiladores Trilogy Evo portables.

En la compra también se incluye tubo, mascarilla y batería. Así como la adquisición de 40 ventiladores Breas Vivo 65, 90 equipos de asistencia para la tos y 90 baterías.

Por esas compras, COPECO presentó factura por el valor de $2,280,410.00 (L56.3 millones).

La primera factura, No. 14742, de fecha 9 de marzo de 2020, corresponde a la compra de 90 equipos de asistencia para la tos Phillips T70 y 90 baterías, por un monto de $377,910.

La segunda, con No. 14745, del 12 de marzo de 2020, refiere a la adquisición de 90 ventiladores Trilogy Evo portables, incluyendo tubo, mascarilla y batería, por un valor de $904,590.

La tercera factura, No. 14748, del 16 de marzo 2020, corresponde a la compra de 40 ventiladores Breas Vivo 65, 90 equipos de asistencia para la tos y 90 baterías, por la suma de $997,910.