Informe de EEUU desnuda la realidad desconocida de la lucha contra el narcotráfico en Honduras

1944

La corrupción, combinada con las bajas tasas de recaudación de impuestos, priva a los organismos encargados de hacer cumplir la ley, tribunales y fiscales de recursos críticos.  El impuesto de seguridad, instituido en 2014 para compensar los desafíos de financiación para las agencias de seguridad, ayudó a las instituciones policiales clave un poco, pero los fondos son insuficientes para satisfacer las necesidades significativas de personal, equipo y tecnología necesarias para abordar el tráfico de drogas en Honduras.

La asistencia de Estados Unidos a Honduras en las áreas de unidades policiales examinadas, fuerzas de tarea interinstitucional, fortalecimiento de la capacidad de la justicia criminal, intercambio de información y capacitación proporcionó una base para que las instituciones gubernamentales coordinen sus esfuerzos en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas. Durante 2018, el Gobierno de Honduras enfatizó las operaciones interinstitucionales enfocadas en áreas geográficas específicas que experimentan picos de actividad delictiva.

Estas operaciones han dado lugar a un gran número de detenciones, incautaciones de armas e incautaciones de marihuana, pero no han producido incautaciones o interrupciones notables de la cocaína en las organizaciones de narcotráfico.  La unidad de élite de la dirección de fuerzas especiales del HNP, los TIGRES, han sido fundamentales en proporcionar el apoyo táctico y operacional requerido para estas operaciones.

La Dirección Nacional de la Policía Antinarcóticos (DNPA) de la HNP, creada en 2018, inició operaciones tácticas en septiembre con el apoyo de otras direcciones de la HNP.  La DNPA enfrenta varios desafíos asociados con ser una nueva dirección de policía.  A partir de octubre, la DNPA contaba con 135 efectivos, la mayor parte de los cuales son recién graduados de la Academia de Policía u oficiales con experiencia limitada en operaciones de drogas.

DNPA no tiene una sede establecida, por lo que el personal y el liderazgo trabajan desde varios lugares.  En enero de 2018, la HNP trasladó la Oficina Policial de Investigaciones Financiera (OPIF) de la Dirección de Investigaciones Policiales a la DNPA para abordar los aspectos financieros de las investigaciones de drogas.  El Gobierno de los Estados Unidos presta apoyo consultivo a la DNPA en las áreas de desarrollo organizacional, intercambio de información entre las direcciones, planificación operativa e investigaciones financieras.

La Escuela de Investigación Criminal (EIC) de la HNP es apoyada por Estados Unidos y le proporciona cursos sobre la clasificación de drogas ilícitas, farmacología, laboratorios clandestinos, precursores químicos y métodos de tráfico, e incorpora temas de control de drogas en todos los demás cursos ofrecidos.  La HNP sigue comprometida a utilizar la educación continua como un medio para profesionalizar su fuerza en general, pero también como una manera de mejorar la capacidad investigadora de la fuerza para contrarrestar el narcotráfico.

El Congreso Nacional hondureño aumentó el presupuesto de la EIC, de aproximadamente $20.000 en 2016, a $1,3 millones en 2018.  El Gobierno de Honduras también está invirtiendo, con el apoyo de Estados Unidos y donantes internacionales, en una Academia de Capacitación Especializada que incluirá una escuela dedicada para la capacitación contra las drogas.

Honduras es parte de varios acuerdos regionales que se centran en el narcotráfico, incluyendo la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) y el Acuerdo Regional del Caribe contra Narcóticos Marítimos.  Honduras ha ratificado la Convención Interamericana sobre Asistencia Mutua en Materia Criminal

  1. Reducción de la oferta

La disposición de las entidades civiles y militares para combatir el tráfico ilícito de drogas y las medidas adoptadas por el Gobierno de Honduras sobre años anteriores para crear nuevas entidades de control de drogas, aún no se ha traducido en aumentos significativos de incautaciones de drogas o interrupciones notables en las organizaciones de narcotráfico.

Las organizaciones de narcotráfico, reconociendo la mejora de las capacidades de las fuerzas de seguridad hondureñas, han comenzado a trasladar los envíos de drogas en cantidades más pequeñas para evitar la detección y la interdicción por las autoridades hondureñas.

Si bien las incautaciones de las autoridades hondureñas en su dominio territorial y marítimo han disminuido, no hay información concreta que sugiera que el volumen total de drogas ilícitas que se trafican a través de Honduras haya descendido.  Durante los primeros nueve meses de 2018, hubo un triple aumento en las incautaciones de cocaína transitando Honduras, según los datos del Gobierno de los Estados Unidos, incautadas principalmente por autoridades no hondureñas en territorios fuera de Honduras.  En contraste con esta evaluación, en septiembre, el Ministerio de Defensa afirmó que Honduras alcanzó una reducción del 50 por ciento en el volumen de drogas transitando por Honduras, y destruyó casi 50 pistas clandestinas.  El Gobierno de los Estados Unidos sigue trabajando para corroborar esta información.