Informe de EEUU desnuda la realidad desconocida de la lucha contra el narcotráfico en Honduras

1877
lucha contra el narcotráfico en honduras
El informe del Departamento de Estado de EE.UU. fue aprobado para difusión por el presidente Donald Trump.

Mientras a nivel nacional es un “secreto de Estado”, Estados Unidos ha revelado la realidad desconocida de la lucha contra el narcotráfico en Honduras.

El informe forma parte del Reporte Estratégico del Control Internacional de Narcóticos publicado por el Buró de Asuntos Internacionales contra el Narcotráfico y Aplicación de la Ley (INL) del Departamento de Estado de EE.UU.

En la introducción del informe se establece que Honduras sigue siendo “un país de tránsito para la cocaína destinada a los Estados Unidos y los precursores químicos utilizados para producir drogas ilícitas”.

Además, revela que la “Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18, no son una parte importante de la cadena de logística internacional de drogas”. Eso sí, “son facilitadores de los envíos y distribuidores locales a pequeña escala”.

Asimismo, establece que los fondos del “impuesto de seguridad (Tazón de Seguridad) instituido en 2014, son insuficientes”.

Para el Departamento de Estado los fondos del tazón son para “satisfacer las necesidades significativas de personal, equipo y tecnología”. Sin embargo, en Honduras este fondo ha sido utilizado para cubrir actividades ajenas del combate de las drogas.

El informe señala que el Gobierno de los Estados Unidos sigue trabajando para corroborar las exitosas incautaciones que pregona Honduras. “El Ministerio de Defensa afirmó que alcanzó una reducción del 50 % en el volumen de drogas en tránsito en Honduras, y destruyó casi 50 pistas clandestinas”, indica el extenso documento.

Igualmente, el estudio resalta que el país centroamericano creo una Dirección Nacional de la Policía Antinarcóticos (DNPA), la cual inició operaciones en septiembre de 2018.

No obstante, indica que la nueva policía antinarcóticos fue formada “con recién graduados de la academia de policías u oficiales con experiencia limitada en operaciones de drogas”.

“La DNPA no tiene una sede establecida. Por lo que el personal y el liderazgo trabajan desde varios lugares”, agrega el informe. Cabe destacar que el presidente estadounidense, Donald Trump, aprobó los datos y su difusión.

A continuación el documento íntegro:

Honduras

A. Introducción

Honduras es un país de tránsito para la cocaína destinada a los Estados Unidos y los precursores químicos utilizados para producir drogas ilícitas.  La costa caribeña de Honduras es vulnerable al tráfico de drogas por tierra, mar y aire debido a su lejanía, infraestructura limitada y falta de presencia gubernamental.  Las organizaciones de narcotráfico están cambiando su estrategia para aprovechar estas vulnerabilidades enviando paquetes más pequeños por botes rápidos o aviones pequeños, haciendo que la detección y la interdicción sean cada vez más desafiantes para las autoridades hondureñas.

A pesar de los avances, la situación general de seguridad en Honduras sigue siendo complicada.  Si bien la tasa de homicidios sigue siendo baja, la tasa de criminalidad general sigue siendo alta, especialmente cuando los niveles elevados de actividad delictiva dificultan la operación de la Policía Nacional de Honduras (HNP, Honduran National Police por sus siglas en inglés) con escasos recursos.

Las bandas callejeras transnacionales criminales, como Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18, no son una parte importante de la cadena logística internacional de drogas, excepto como facilitadores de envíos a través de Honduras y distribuidores locales a pequeña escala.

La reestructuración de la HNP, las mejoras en la formación investigativa y operativa para la policía y el Ministerio Público (PM), y el uso de fuerzas de tarea interinstitucionales para atacar a los traficantes aumentaron la interoperabilidad de las entidades gubernamentales para contrarrestar el tráfico de drogas.  Las incautaciones de drogas por la HNP en 2018 superaron los niveles de 2017.  El gobierno hondureño inició una purga de la HNP en 2016 para eliminar a funcionarios corruptos o no calificados en su deber; 5.218 oficiales de la HNP han sido retirados del servicio a partir del 1 de noviembre de 2018.

La falta de una administración sólida y de nivel medio de la HNP, después de la purga policial, junto con una escasez de oficiales con una experiencia de CONTRADROGAS significativa ha obstaculizado la fuerza de mantenerse por delante de las amenazas de contrabando de drogas en evolución.  Sin embargo, el Gobierno de Honduras continúa sus esfuerzos para desarrollar la capacidad de contrarrestar el narcotráfico, y para aumentar las incautaciones e interrumpir las redes criminales.

B. Logros, políticas y tendencias de control de drogas
  1. Desarrollo institucional

La voluntad política del gobierno hondureño de combatir el narcotráfico y coordinar con los organismos policiales de los Estados Unidos para hacerlo sigue siendo alta.  Los desafíos para las instituciones de control de drogas incluyen la corrupción, recursos presupuestarios insuficientes y violencia persistente.