OEA presenta informe final sobre observación electoral en Honduras

877
informe de la OEA
OEA difunde informe final sobre las pasadas elecciones generales del país, en el mismo, hace una serie de recomendaciones.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (MOE-OEA) difundió en las últimas horas su informe final de observación sobre las pasadas elecciones del 26 de noviembre.

En ese sentido, la OEA, a través de su cuenta oficial de Twitter oficializó el informe final de la MOE. En el cual, hace un detallado recuento del proceso y además vierte una serie de recomendaciones.

La Misión de Observación Electoral de la OEA en Honduras ha realizado un análisis integral del proceso. Con el fin de contribuir al mejoramiento continuo del sistema electoral hondureño; la Misión presenta una serie de observaciones y recomendaciones.

Entre esas recomendaciones la MOE-OEA están las siguientes:

Integración de la autoridad electoral

En relación a la integración de las autoridades electorales, la Misión constató en su informe final que recibió quejas de diferentes fuerzas políticas que cuestionaron la independencia de los miembros del TSE y señalaron su composición partidista que la MOE constató.

Ante ello, la Misión recomienda la implementación de un sistema híbrido en el cual las mesas estén compuestas por; ciudadanos designados por el TSE y representantes de partidos políticos.

 Organización electoral -Acreditación de miembros de MER-

Jorge Quiroga, representante de la misión de la OEA.

Con el fin de acreditar a los integrantes de las Mesas Electorales Receptoras (MER), el TSE otorgó 36. 206 credenciales a cada uno de los 10 partidos políticos registrados para este proceso electoral.

Sin embargo, durante la jornada de votación la Misión observó que los tres partidos principales pudieron cubrir casi la totalidad de las mesas. A pesar de ello, los partidos con menos seguidores tuvieron importantes deficiencias en la cobertura.

La entrega de credenciales sin el nombre de la persona que ocupa el puesto genera incertidumbre; y, despierta desconfianza sobre el uso que se puede dar a estas identificaciones.

Es por ello que la MOE-OEA reitera la recomendación que hizo en 2013. En la que sugiere que las credenciales de los miembros de mesa deben ser entregadas a los partidos políticos con el nombre de la persona que ocupará el cargo; y, el día de la jornada electoral.

Para ello, los partidos deberían entregar un listado de potenciales miembros de mesa para que la autoridad electoral pueda acreditarlos; y, que se establezca un mecanismo sencillo de sustitución para garantizar el reemplazo de algunos miembros de ser necesario.

 

Capacitación

La capacitación a los miembros de MER estuvo a cargo de los partidos políticos.
Esto, implicó que el nivel de formación de estos dependiera de la infraestructura de las formaciones partidarias; y, no de los funcionarios del TSE.

En su informe final, la Misión indica que observó que el sistema de capacitación no cumple con su propósito. Al mismo tiempo, señala que los observadores de la OEA notaron que; los miembros de las MER no conocían algunos de los procedimientos de la mesa.

Es por ello que, consideran que se deben realizar esfuerzos adicionales. Esto, para asegurar que los miembros de las MER de los diferentes partidos sean capacitados efectiva; y, oportunamente de manera que puedan desempeñar esas funciones el día de la elección.

Además, recomienda volver al esquema de capacitación por medio del cual el TSE capacite directamente a los miembros de mesa de todos los partidos en contienda.

 

Censo electoral

Para la MOE-OEA, el censo es una pieza clave del proceso electoral pues contiene las personas habilitadas para ejercer el derecho al voto. Esta herramienta fue cuestionada por algunos partidos políticos posterior a la celebración de las elecciones primarias.

Seguidamente, la Misión dice que observó que este problema sigue vigente. Las inconsistencias en el censo electoral son causadas por personas que no inscriben a los fallecidos ante el Registro Nacional de Personas (RNP); y, son enterrados sin un acta de defunción.

También, que el RNP no se alimenta de las instituciones que emiten los certificados de defunción. A este problema, se suma la cantidad de hondureños que emigran y no se registran en el exterior por lo que permanecen en el censo electoral.

En tal sentido, la MOE/OEA considera importante que Honduras realice una auditoría integral al registro electoral; que permita depurar y actualizar el censo electoral. Asimismo, debería contar con un sistema de depuración y actualización permanente para mantener vigentes los registros.