IHSS: Dan por muerto a enfermo renal y este revive en la morgue

632
enfermo renal
Pacientes renales piden a las autoridades que se investigue el inusual hecho.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un inusual hecho se registró la noche de ayer en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) luego de que un paciente renal fue dado por muerto y horas más tarde «revivió».

Se trata de Manuel Cabrera, originario de Comayagua, quien viajaba tres veces por semana para recibir el tratamiento para su padecimiento.

Sin embrago, en los últimos días su salud se había deteriorado y había sido hospitalizado en el citado centro asistencial.

Versión de pacientes renales

“El compañero falleció, tuvo una falla y lo dieron por muerto, lo llevan a la morgue y horas más tarde revive y salen con él para el octavo piso”, relató Daniel Mairena, enfermo renal del IHSS.

También aseguró que Cabrera ya había sido declarado muerto en el IHSS, por lo que fue trasladado hasta la morgue.

Lea también: Nueve muertos por dengue en la zona norte; Salud no declara emergencia

Sin embargo, se les informó que su compañero había vuelto a la vida cuando ya posaba sin signos vitales en los fríos cubículos de la morgue.

Mairena aclaró que ni él ni sus demás compañeros fueron testigos oculares del suceso, no obstante “los rumores se dieron de cómo se levantó y empezó a hablar”.

Además, se presume que el enfermo renal dijo unas palabras, lo que habría llamado la atención de quienes estaban cerca. Minutos más tarde fue trasladado hasta el octavo piso del Seguro Social.

Ninguno de los compañeros del hondureño que revivió sabe las condiciones en las que se encuentra este. Aunque, son de la opinión que un milagro sucedió con su compañero de batalla contra la insuficiencia renal.

Preocupación

Para los demás enfermos renales, lo sucedido es causante de preocupación, puesto que consideran que ese hecho inusual también podría pasar con cualquiera de ellos.

“Preocupación para nosotros porque a cualquiera de los que está acá le pueden decir lo mismo estando vivo”, dijo Mairena.

Sumado a ello, denunció que las diálisis no se están haciendo en el horario idóneo; asegurando que terminan el tratamiento entre las 2 y 4 de la madrugada.

Lo anterior, solo para favorecer a un grupo de enfermeras, según la denuncia del paciente afectado. “Al paciente renal se le está desfavoreciendo, hay quienes no tienen cómo irse y  se les violenta sus derechos”, concluyó.