¿Qué le espera a Honduras con Iota? Centro de Desastres emite análisis

294
huracán Iota Honduras PDC
El análisis indica que el gobierno debe preparar alimentos y agua para toda la población.

HONDURAS. Un fenómeno tropical, con tintes históricos, se aproxima a las costas caribeñas de Honduras y Nicaragua; se trata del huracán Iota, que ostenta hasta el momento la categoría 5.

En virtud de la peligrosidad del fenómeno, el Centro de Desastres del Pacífico (PDC, por sus siglas en inglés), compartió en las últimas horas un material de apoyo, donde desglosa un conjunto de estadísticas que es primordial tener en cuenta.

De igual interés – Honduras: Iota, un fenómeno que se parece cada vez más al huracán Mitch

Proyección de damnificados

En primera instancia, el Centro de Investigación, que está manejado por la Universidad de Hawái, se refirió a la cantidad de población que podrá estar expuesta a los vientos ciclónicos de Iota.

El máximo es de 28 mil personas que podrían recibir un daño generalizado. De manera específica, estarán comprometidas unas 17 mil 360 personas (62 %) del área rural y cerca de 10 mil 640 (38 %) personas en las zonas urbanas.

Además, se detalla que, de esa porción poblacional, un 61 por ciento son adultos; los niños componen un 35 por ciento, mientras que los adultos mayores nada más un cuatro por ciento.

Infraestructura en riesgo

Ante la inminente afectación, el PDC estima que unos $255.4 millones estarán expuestos a impactos de peligro. Eso incluye posibles daños a residencias, hospitales, área industriales, centros educativos y espacios de servicio.

¿Qué debe preparar el estado?

Para afrontar las repercusiones y cubrir las necesidades de la población, el Gobierno deberá hacer la gestión pertinente para estar en la capacidad de proveer 85 mil 409 litros de agua. Igualmente, alimentos que sumen un total de 60 millones de kilocalorías por día.

El paso del huracán dejará una inmensurable cantidad de residuos. Por lo que, los expertos prevén necesario que se disponga de 566 basureros con capacidad para 100 litros cada uno.

Por supuesto, para salvaguardar la vida de las personas que sean evacuadas de sus hogares será imperativo contar con lugares de albergue. Es así que PDC prevé que se ocuparán unos 98 mil 549 metros cuadrados de refugio para todos los damnificados.

Exposición por partida doble

Cabe tener en cuenta que hay un riesgo mayor de que la COVID-19 se propague debido a la aglomeración de personas en los centros de asilo.

En tal sentido, el PDC recordó que Honduras ya superó la barrera de los 103 mil casos del nuevo coronavirus; asimismo, esa enfermedad provocó la muerte de más de 2 mil 800 compatriotas.

Un factor incidencia en el escenario catastrófico es que Honduras tiene un sistema sanitario precario. PDC apuntó que, en el territorio cinco estrellas, solo hay tres doctores para cada 10 mil habitantes.

Para la misma cantidad de personas, solo están disponibles 11 enfermeras y nada más siete camas hospitalarias; el desfase es el segundo más marcado en Centroamérica, solamente por detrás de Guatemala.

Una alarma sin excepciones

Según los datos recabados por la PDC, y que muestra en distintos mapeos, el ojo del huracán Iota afectará directamente a los siguientes departamentos: Olancho, El Paraíso, Francisco Morazán, La Paz y la zona sur de Comayagua.

Empero, todo el país aquejará los efectos de las bandas nubosas del sistema, ningún territorio está exento de las posibilidades de devastación.

De acuerdos a los gráficos provistos, los departamentos más vulnerables ante un posible desastre son Gracias a Dios, El Paraíso, y Lempira; seguido, están incluidos Olancho, Intibucá y Copán.

El departamento que mejor podría afrontar un escenario adverso es Francisco Morazán, señala el estudio. Es decir, utilizaría mejor los recursos humanos y monetarios, además de otras habilidades organizacionales para manejar las condiciones imperantes.

Lea el informe completo aquí


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn